espinacas

Cómo cuidarse en otoño a través de la alimentación

El otoño ya está aquí y ha venido para quedarse (al menos, hasta que llegue el invierno). Atrás queda el calorcito y la luz veraniega, aunque todavía podamos salir a la calle sin el abrigo. Pero, en resumidas cuenta, cambiamos de estación y el cuerpo debe adaptarse a este nuevo entorno, más frío, pero que también tiene sus cosas buenas, como bonitos paisajes o la llegada de algunos alimentos de temporada que están buenísimos.

Venimos de pasar un caluroso verano, una estación en la que es habitual comer productos ligeros y en la que también es común la ingesta de vegetales crudos, como ensaladas, y otras preparaciones bajas en calorías que nos refrescan, como el gazpacho (aunque, de vez en cuando, también se cometen excesos gastronómicos durante las vacaciones).

Ahora llega el tiempo de otros alimentos y recetas que se adapten a una temperatura más baja, al regreso de la lluvia y a menos horas de luz solar. Es una época más exigente en lo que se refiere al físico, ya que, además, es muy habitual el regreso al trabajo.

Por ello, es muy recomendable cuidarse para la “vuelta al cole”. Y no, aunque pueda parecer una estación triste y en la que se acaba lo bueno, el otoño ofrece un montón de posibilidades para disfrutarlo, ¡especialmente a través del estómago!.

Alimentos para el otoño

Con la llegada del frío, seguro que te apetecerá un buen caldo o una sopa que te hidrate, reconforte y haga entrar en calor. Además, su ingesta te ayudará a cuidar la piel, puesto que al tomar menos líquidos que durante el verano, el cutis se resiente al tener menos hidratación.

Un buen caldo de pollo te hará disfrutar con su sabor, recuperarás esa sensación tan agradable de calidez al beberlo y cuidará de tu piel. Este plato es también rico en minerales como el magnesio y el fósforo, a la vez que es muy fácil de digerir.

Por si fuera poco, el pollo es fuente de triptófano, un aminoácido que propicia el aumento de la serotonina, por lo que hará que tengamos mejor humor a pesar de que los días parezcan más tristes.

Las espinacas estarán de temporada durante el otoño y no deberás pasar sin probarlas. Esta verdura aporta minerales como el calcio, el hierro, el potasio, el magnesio, el sodio y el fósforo.

Se trata de un alimento que admite muchas preparaciones y combinaciones con otros ingredientes: al horno como lasaña, mezclada con carnes, cocida con un poquito de puré de patatas y piñones e incluso con hamburguesas de pollo con espinacas o pavo.

Precisamente, los piñones son frutos, como la nuez o la castaña. Estos dos últimos encuentran su temporada en otoño y su consumo reportará algunos beneficios. Así, la ingesta de castañas y nueces incluye minerales como el fósforo, buenas dosis de ácidos grasos, hidratos de carbono y proteínas y también vitaminas como el ácido fólico.

Pero aún hay más: el otoño es temporada de setas, de la calabaza, la col y de la acelga, o de frutas como la mandarina, la uva, el membrillo, la manzana, la pera o el caqui. Una variedad gastronómica para disfrutar y afrontar el nuevo tiempo con fuerzas y energía.

¡Feliz otoño!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *