comer pollo

Cinco beneficios de comer carne de pollo

Pocos alimentos hay tan versátiles y ricos como la carne de pollo. Se puede cocinar de infinidad de maneras y resulta apetecible en cualquier momento del año.

Pero sus cualidades no solo son culinarias; además, es una de las carnes más saludables, por lo que estará presente en una buena alimentación. Es interesante que leas este artículo sobre las partes del pollo que te ayudará a tener más información

Si quieres conocer algunas de sus propiedades, este post te hará un recorrido por las más destacadas.

Bajo contenido en grasas

El pollo es una carne magra que apenas contiene grasa y, además, se concentra en lugares fácilmente identificables. En especial, la piel es el tejido donde más se acumula. Por el contrario, el muslo y la pechuga son las dos piezas con menos lípidos, destacando esta última con solo 60 miligramos de grasa por cada 1 gramo de carne.

Además, contiene menos grasas saturadas que la carne roja y la mayoría de éstas se concentran, de nuevo, en la piel. Por ello, es recomendable retirarla si se quiere evitar su consumo.

Se trata, pues, de una gran aliada para las dietas que exigen bajo contenido en grasas. Si estás pensando en comenzar un régimen de este tipo, ¡recuerda que, además, el pollo está buenísimo!.

Proteínas y aminoácidos en abundancia

Con 20 gramos de proteína por cada 100 gramos de carne, el pollo aporta una destacable cantidad y resulta perfecto para los más pequeños, ayudándoles en su crecimiento, o si quieres ganar músculo.

Además, contiene de promedio el 40% de los aminoácidos esenciales (los que nuestro organismo no sintetiza y debemos aportar con la dieta), como por ejemplo el triptófano, fundamental para regular los niveles de serotonina en el cerebro.

Rica en minerales, vitaminas y baja en colesterol

Vitaminas como la A, la B6, la B12 la niacina, la tiamina o la rivoflabina, o minerales como el hierro, el zinc, el magnesio, el potasio o el fósforo están presentes en esta deliciosa carne. También es baja en sodio, por lo que la pueden consumir aquellos que sufren de hipertensión.

Por si fuera poco, su contenido en colesterol es bajo (salvo en la piel), menor que en otras carnes.

Es muy fácil de digerir

¡Hay que ver lo buenas que están algunas recetas pero luego lo que cuesta hacer la digestión! Sin embargo, la carne de pollo es muy fácil de digerir mientras sigue siendo una de las comidas más sabrosas. Esto se debe, principalmente, a que no contiene tantas purinas como otras carnes

Por ello, es recomendable para personas con afecciones gástricas, convalecientes o bebés.

¡Está riquísimo!

Y es que, además de ser muy saludable gracias a sus propiedades, la carne de pollo destaca por su sabor, versatilidad y textura en el universo culinario. Existen infinidad de recetas y preparaciones distintas: asado, en escabeche, frito… todas deliciosas y en esencia muy saludables.

Si este artículo te ha abierto el apetito y quieres degustar esta sabrosa carne, desde Casa Matachín te recomendamos nuestra pechuga de pollo en aceite, ideal para ensaladas, tortillas o para darle un toque a un buen plato de pasta o el riquísimo pollo asado al horno en su jugo y con finas hierbas.

¡Buen provecho!.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *