¿Cuáles son los beneficios de correr suave?

Practicar cualquier tipo de deporte, ya sea desde jugar al tenis hasta andar, de forma regular es muy bueno para la salud.

No hace falta hacer ejercicios intensos para llevar una vida saludable, basta con movernos para evitar el sedentarismo. 

Correr suave es una buena actividad para las personas que están empezando a ponerse en forma, para reducir peso o evitar lesiones tras un ejercicio intenso.

Una manera de controlar si llevas buen ritmo es a través de nuestra respiración, si jadeas habrá que bajar el ritmo. Es una forma sencilla de saber si vas a más velocidad de la que deberías.

En este artículo te vamos a explicar el motivo por el que correr de forma suave va a ser muy beneficioso para tu salud.

Beneficios físicos gracias a correr suave

Correr a poca velocidad es una de las actividades deportivas más sencillas, de hecho las personas que se quieren poner en forma tras periodos de inactividad o saliendo de una lesión es lo primero que deben practicar.

Correr de forma suave ayuda a ponerte en forma y controlar tu peso, siempre de la mano de una dieta variada y equilibrada.

No sólo ayuda a verte bien físicamente, también tiene otros efectos positivos en el cuerpo como una mejor regulación del sueño, fortalecimiento de los huesos, la desaparición de dolores como cefaleas o los musculares.

correr suave

Beneficios psicológicos de correr

No solo  proporciona beneficios a nivel físico también a nivel psicológico.

Mejora la actividad cerebral gracias a que aumenta la cantidad de mitocondrias de los músculos y cerebro.

Las mitocondrias son unas células encargadas de distribuir la energía necesaria al organismo para la actividad celular, por este motivo las zonas del cuerpo con más mitocondrias son las que menos sufren la fatiga, además ganar una mayor resistencia.

Al trotar suave se producen endorfinas que nos llevan una sensación de bienestar, además el correr ayuda a reducir el riesgo de sufrir enfermedades que afectan al sistema nervioso.

También ayuda a reducir la sensación de agobio o estrés producida por el ritmo de vida tan acelerado.

Fortalece los huesos

Correr de forma suave día tras día hace que los músculos, huesos y tendones se fortalezcan. No solo es bueno para las piernas, sino también para la espalda o el abdomen.

Ayuda a prevenir enfermedades como la osteoporosis u otras crónicas, además de incrementar la densidad ósea evitando futuras lesiones.

Por ejemplo, correr 30 minutos de forma ligera reduce el riesgo de sufrir osteoporosis porque incrementa la densidad minerales de los huesos.

Previene enfermedades cardiovasculares

El corazón es un musculo que hay que trabajarlo, de hecho al correr de forma ligera poco a poco se va incrementando su volumen, reduciendo su frecuencia cardiaca.

Todo el sistema cardiovascular se ve beneficiado, ayuda a retrasar el envejecimiento pulmonar fortaleciendo la musculatura del aparato respiratorio.

Además disminuye la presión arterial e incrementa la elasticidad de las arterias, de igual manera pasa con la presión sanguínea que es regulada lo que ayuda a reducir el riesgo de sufrir problemas vasculares.

Como ves, correr suave es una buena forma de mejorar tu calidad de vida. Si aún no lo haces, ¡anímate!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *