croquetas pollo

Croquetas de pollo. Recetas fáciles

Las croquetas levantan pasiones y se pueden hacer de casi todos los sabores. En esta ocasión os traemos una sencilla receta de croquetas de pollo. Se pueden comer como aperitivo, para cenar, de tapeo, en entremeses… ¡Un pequeño tentempié que apetece en cualquier momento!

Si tú también eres admirador de las croquetas, te alegrará este post en el que te vamos a explicar cómo elaborar nuestra  receta de croquetas de pollo paso a paso.

Así, ¡podrás degustarlas cuando quieras! Además, si te sobran puedes congelarlas para consumirlas en otro momento. Con esta sencilla receta de croquetas de pollo te animamos a que te introduzcas en el mundo de la croqueta sin arriesgarte a que el plato salga mal.

Con esta misma base de croquetas podrás elaborar más adelante las croquetas de pollo y queso o las croquetas de pollo y jamón, entre otras. Y es que, esta deliciosa tapa, no tienen límites…

De hecho, casi cada hogar tiene una receta propia para elaborar este delicioso plato: croquetas de pollo y patata, de carne con el pollo como protagonista, croquetas de pollo y queso… Pero nosotros nos hemos quedado con una de las más fáciles y efectivas, la receta de croquetas a base de bechamel.

Y si no tienes tiempo para ponerte con las manos en la masa, te ofrecemos una deliciosa alternativa y de máxima calidad, las croquetas de pollo y jamón de Casa Matachín.

¡Para que disfrutar de unas croquetas sea más fácil que nunca!

Receta de Croquetas de Pollo

Dificultad: Media.
Tiempo estimado: 45 minutos- 1 hora (dejar enfriar durante al menos 2 horas)
Número de personas: hasta 8 personas.

Ingredientes para croquetas de pollo

  • 150 gramos de pechuga de pollo.
  • 25 gramos de mantequilla.
  • 25 gramos de harina.
  • 250 mililitros de leche caliente.
  • 1-2 huevos.
  • 1 cebolleta.
  • Pan rallado.
  • Aceite de oliva.

Preparación de las croquetas de pollo

  1. Primero, prepara la pechuga de pollo. Podemos aprovechar la pechuga que haya sobrado de un cocido o pollo cocinado o bien hervir una pechuga y desmenuzarla en pequeños trozos.
  2. Pica la cebolleta en trozos muy pequeños.
  3. Para la elaboración de la bechamel, calienta la mantequilla a fuego suave y cuando esté bien caliente añade la cebolla picada y déjala pochar hasta que esté transparente (unos 5-6 minutos). En ese momento añade la harina tamizada y poco a poco y remueve a fuego lento durante aproximadamente un minuto. Es el momento de añadir la leche, previamente calentada y sin dejar de remover. Continúa removiendo hasta que obtenemos la consistencia deseada, lo que nos costará unos 20 minutos.
  4. Al alcanzar la consistencia deseada añade el pollo desmenuzado y deja que se integre bien en la masa. El truco para saber que está lista la masa es cuando empieza a despegarse de la sartén.
  5. Unta la superficie de una fuente con mantequilla, extiende la masa en una capa fina, cubre con papel film y déjala enfriar.
  6. Cuando la masa esté fría, moldea las croquetas con la ayuda de una cuchara grande y la mano. Pásalas por 1) harina, 2) huevo y 3) pan rallado.
  7. Fríelas con aceite bien caliente y una vez bien doradas ponlas sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

Ahora ya tienes los pasos para hacer una exquisitas croquetas, ¡es tu turno!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *