pollo asado

Mejores salsas para acompañar el pollo asado

El pollo asado es una rica elección para tu mesa tanto en el día a día como en ocasiones más especiales. Rico en proteínas y fuente de fósforo y potasio, la carne de pollo es además una apuesta segura para agradar a todo tipo de invitados, incluidos los más pequeños.

En este post os traemos cinco ricas recomendaciones de salsas deliciosas para acompañar el pollo asado al horno en su jugo con finas hierbas de Casa Matachín. Comenzaremos por las clásicas salsa de almendras y tomate, para acabar con la combinación de la mostaza y la miel, el contraste de la manzana y la sofisticación de la salsa boletus.

Salsa de almendras

La salsa de almendras es estupenda para acompañar la carne de pollo, además de ser un sabor de los de “toda la vida”, que suele agradar a todos los paladares.

La elaboración de este acompañamiento es muy sencilla: dora unos 75 gramos de almendras crudas a fuego suave para que no se quemen e introdúcelas en la batidora junto a una cebolla troceada, uno poco de pan y sal. Tritura estos ingredientes y cuando la salsa vaya adquiriendo la densidad deseada es que ya está lista para servir junto a tu pollo al horno.

Salsa de tomate

La más fácil de las salsas y perfecta para mojar pan: la salsa de tomate. En esta ocasión te proponemos que le añadas un poco de pimiento rojo y de cebolla.

Para prepararla debes empezar por sofreír la cebolla y, cuando vaya adquiriendo el color transparente, el pimiento rojo cortado a tiras con una pizca de sal. Una vez que estos alimentos estén pochados es el momento de añadir una lata de tomate casero, natural troceado o triturado, ¡tú eliges! Tras mezclarlo muy bien, deja que se cocine a fuego lento durante una hora aproximadamente y la salsa estará lista.

Salsa de mostaza y miel

La salsa de mostaza y miel tiene la ventaja de que además de estar riquísima se hace directamente en el horno con el pollo.

Para su preparación hay que disponer en un cuenco unos 80 mililitros de mostaza de Dijon y la misma cantidad de miel junto con un poco de aceite. Una vez mezclado hay que impregnar el pollo y añadirle un chorro de vino blanco antes de meterlo al horno. El siguiente paso es disfrutar de este original sabor. Con la pechuga de pollo al ajillo quedará deliciosa igualmente.

Salsa de manzana

Aunque hay muchas formas de preparar la salsa de manzanas te ofrecemos una bastante fácil para acompañar tu pollo asado de un tono dulzón y darle un toque diferente.Para realizarla solo necesitarás dos manzanas de la variedad que más te guste, dos cucharadas de zumo de limón, 3 cucharadas de azúcar moreno y 100 mililitros de agua para hervir las manzanas. Simplemente hay que hacer hervir el agua con el zumo y el azúcar y añadir las manzanas sin piel y sin corazón. Una vez que la carne de la manzana esté blanda, apagamos el fuego, dejamos reposar unos instantes y batimos hasta obtener la textura deseada.

Salsa de boletus

Si hay una salsa con carisma, ésa es la salsa boletus. Sorprendentemente es mucho más fácil de lo que parece y para la que hacen falta unos 150 gramos de boletus, 150 mililitros de caldo- para nuestro plato preferiblemente de pollo- y 50 mililitros de nata líquida.

Simplemente hay que freír un poco el boletus, y añadir el resto de ingredientes luego para que se hagan a fuego lento junto con el hongo y un poquito de sal y pimienta. Para concluir pasamos la mezcla por la batidora y ¡listo!

La salsa de boletus es precisamente la que hemos escogido para uno de los productos gourmet de la gama de Navidad: el jugoso pollo campero relleno de trompetillas, aromática trufa y
asado a la manera tradicional. Así que ya sabes, si estas fiestas te apetece innovar con un producto de máxima calidad, este pollo campero es una gran opción para vestir tu mesa en la ocasión más especial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *