importancia proteínas crecimiento

El impacto de las proteínas en el crecimiento de los niños

¿Cómo contribuyen las proteínas para que los niños crezcan fuertes y sanos? Estos nutrientes compuestos por aminoácidos, imprescindibles en la alimentación adulta, lo son todavía más en la de los más pequeños, en etapa de crecimiento. La razón es que las proteínas construyen tejidos y órganos por lo que en un cuerpo en constante cambio las proteínas se convierten en una especie de “ladrillos para el cuerpo”.

Durante los primeros seis meses de vida, los bebés obtienen de la leche materna todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. En su defecto, el bebé puede tomar fórmulas para lactantes.

En el transcurso segundo semestre de vida comienza el conocido como “periodo transicional”, con un inicio progresivo de la alimentación complementaria en la que se van introduciendo otros alimentos distintos como las papillas y posteriormente los purés de verdura y carne, como el pollo.

En el conocido como “periodo de adulto modificado” (edad preescolar y escolar hasta los 7-8 años de edad) el niño va adoptando una alimentación más parecida al adulto.

¿Para qué sirven las proteínas?

Las proteínas son constituyentes del cuerpo y participan en todos los procesos vitales. De hecho, después del agua, estos nutrientes representan la mayor proporción de los tejidos corporales. Un consumo adecuado, combinado con una dieta equilibrada en el niño, contribuirá al fortalecimiento muscular, a la estatura y al correcto desarrollo del menor. Tal y como explica la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), las proteínas constituyen la base para:

  • Construir los tejidos del cuerpo (músculos, sangre, piel, huesos), especialmente en los periodos de crecimiento
  • Reparar los tejidos del cuerpo durante toda la vida
  • Forman parte del sistema inmunológico
  • Asegurar el buen funcionamiento del organismo ya que forman parte de muchas hormonas
  • Proporcionar energía (1g. de proteínas aporta 4 kcal.)

Ni en la alimentación del bebé o niño, ni en la edad adulta, las proteínas pueden ser sustituidas por grasas y carbohidratos ya que estos nutrientes no contienen nitrógeno.  Las necesidades de proteína al día son de 0,8- 1g por kilo de peso y dia en función de la actividad física realizada.

Explicación del consumo de proteínas para niños

¿De dónde podemos obtener las proteínas para la alimentación de los más pequeños de la casa?

Al igual que en la dieta adulta, las proteínas se pueden obtener de dos orígenes diferentes: animal y vegetal. Las proteínas de origen animal (como la carne, pescado, leche y huevos) son las que se conocen como de alto valor biológico, es decir, contienen los 9 aminoácidos esenciales. Entre los alimentos ricos en proteínas y muy habituales en la alimentación infantil destacan los huevos, las carnes la pechuga de pollo o de pavo y el pescado.

Por otro lado, las proteínas también se pueden obtener de los alimentos de origen vegetal (legumbres, cereales y frutos secos). Se denominan de bajo valor biológico, puesto que carecen de algún aminoácido esencial. De todas formas, son también importantes en la alimentación infantil y pueden suponer un alimento proteico completo cuando se conjugan legumbres y cereales (por ejemplo, las legumbres con el arroz) o bien se mezclan con otras proteínas de origen animal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *