receta casera croquetas jamon

Croquetas de jamón: receta casera y fácil

¿Cómo hacer unas croquetas de jamón? Si todavía no lo has intentado, te invitamos a probar con esta deliciosa receta, ¡ha llegado el momento!

A pesar de lo difícil que su elaboración pueda parecer, estas cremosas croquetas son muy sencillas de hacer: sólo tienes que dominar el punto exacto de la bechamel y del rebozado y disponer de un ratito para rebozarlas y freírlas, tarea para la cual podrás utilizar una freidora o una sartén con abundante aceite.

La teoría es simple: elaboramos unas porciones de masa hecha con nuestro ingrediente, en este caso el jamón serrano ligado con la bechamel para posteriormente rebozarlas con  huevo batido  y pan rallado.

El resultado es la tapa por excelencia, la croqueta, que con su característica forma ovalada se ha hecho un merecido hueco en la cultura gastronómica española. Lo mejor es que una vez que domines la bechamel de las croquetas la podrás utilizar para todos los sabores que quieras: croquetas de cocido, de boletus, de bacalao, de merluza o incluso de morcilla. En realidad, es una receta casera tan versátil que puedes probar con prácticamente cualquier picadillo que quieras.

Ahora, ha llegado el momento de ponerse “manos a la masa” con nuestras croquetas de jamón ¡Riquísimas!

Receta de las croquetas de jamón

Dificultad: Media
Tiempo estimado: 1 hora (más de espera a que se enfríe la masa)
Número de personas: 6 personas

Ingredientes de las croquetas de jamón

Para el relleno

  • 250 gramos de jamón serrano
  • 1 cebolla pequeña
  • 100 g de harina
  • Aceite de oliva
  • 1 litro de leche entera
  • Sal, pimienta y nuez moscada

Para el rebozado

  • 3 huevos batidos
  • Pan rallado

Preparación de las croquetas de jamón

  1. Pica la cebolla y prepara el jamón serrano en taquitos.
  2. En una sartén con aceite añade primero la cebolla y rehógala durante unos 5 minutos. Incorpora el jamón y un poco de sal a la mezcla.
  3. Añade la harina y tuéstala durante unos minutos, sin dejar de remover.
  4. Transcurrido ese tiempo vierte la leche poco a poco, removiendo continuamente. Agrega la leche caliente o a temperatura ambiente para que no se formen grupos.
  5. Continúa mezclando la bechamel durante unos 20 minutos, el tiempo que le cueste espesar.
  6. Ahora ya está lista la masa para croquetas. El siguiente paso es extenderla en una bandeja y dejarla enfriar.
  7. Cuando la masa esté lo suficientemente fría, moldea las croquetas, normalmente de forma ovalada, aunque también puedes optar por hacer bolas.
  8. Enharina, pasa por huevo y pan rallado y fríe las croquetas en abundante aceite.
  9. Pon las croquetas sobre una bandeja con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante. Y, ¡ya están listas!

Puedes presentarlas junto con otras tapas y pinchos como tortilla de patata o pimientos rellenos y una degustación de jamón ibérico y queso. Nosotros también tenemos nuestra propia versión de croquetas de pollo y jamón. ¡Una receta irresistible!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *