pizza mediterranea casera

Pizza Mediterránea casera

La dieta mediterránea es una de las más aconsejables de realizar según numerosos estudios médicos, y como no podría ser de otra forma, tiene uno de los platos que más gusta a todos, niños, jóvenes y mayores, las pizzas.

La pizza mediterránea es un plato sabroso y fácil de preparar, mucho más que otro tipo de pizzas, y si la haces de forma casera, es mejora para tu dieta que otras precocinadas.

Se basa en alimentos naturales y se basa en productos de la dieta mediterránea, como el tomate, albahaca, orégano, aceitunas… que te recomendamos consumir.

Cada uno usa las variantes que más le gusta en la pizza ya que es un plato de con muchas opciones. Aquí te dejamos la receta ya que nos ha parecido buenísima, fácil de hacer y le ha añadido un toque original con la pechuga de pollo en lata.

No es una receta cerrada por lo que le puedes añadir todos los ingredientes que creas conveniente.

Es un plato ideal para cenas con la familia y/o amigos. Haz esta pizza casera y ¡triunfarás!

Receta de Pizza Mediterránea casera

Dificultad: Fácil

Tiempo estimado: 20 minutos.

Número de personas: 4

Ingredientes Pizza Mediterránea

  • 2 Latas de Pechuga de Pollo al Natural Casa Matachín.
  • 4 bases de pizza, 1 por persona.
  • 200 gramos de salsa de tomate.
  • Albahaca fresca.
  • Orégano.
  • 1 Bandeja de ajetes.
  • Aceitunas.
  • Queso especial pizza.

Las proporciones son aproximadas, se aconsejan echar más o menos a gusto del cocinero o comensal.

Preparación Pizza Casera

  1. Prepara la base de la pizza, se puede comprar en un supermercado que las venden ya congeladas o hacerla de forma casera. Por comodidad se compran en el supermercado, pero si se hacen de propio la receta quedará más sabrosa y será más natural. Se aconseja poner una base de pizza por comensal, siempre dependiente del tamaño de la base y si hay o no más platos en esa comida.
  2. Sobre la base de la pizza, reparte el tomate a parte iguales. No hace falta que apures hasta el fondo de los bordes, deja un poquito de margen.
  3. Una vez puesto el tomate, pon una base de orégano ya que estará por debajo del resto como base.
  4. Pon a precalentar el horno para que cuando metas la pizza esté ya en buena temperatura.
  5. Añade el resto de ingredientes a partes iguales en la pizza. El pollo ponlo a trocitos para que se pueda saborear mejor.
  6. Mete la pizza al horno. A una temperatura de 200º hornéala durante 12-14 minutos hasta que esté en su punto. Contrala su estado a partir de los 10 minutos porque dependiendo del horno y lo que se ha calentado anteriormente puede tardar más o menos minutos.
  7. ¡A comer!

Fácil, sencilla y que gusta a toda la familia.

Te animamos a que hagas esta receta y nos cuentes si te ha gustado 😛

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *