receta casera croquetas jamon

Croquetas de jamón: receta casera y fácil

¿Cómo hacer unas croquetas de jamón? Si todavía no lo has intentado, te invitamos a probar con esta deliciosa receta, ¡ha llegado el momento!

A pesar de lo difícil que su elaboración pueda parecer, estas cremosas croquetas son muy sencillas de hacer: sólo tienes que dominar el punto exacto de la bechamel y del rebozado y disponer de un ratito para rebozarlas y freírlas, tarea para la cual podrás utilizar una freidora o una sartén con abundante aceite.

La teoría es simple: elaboramos unas porciones de masa hecha con nuestro ingrediente, en este caso el jamón serrano ligado con la bechamel para posteriormente rebozarlas con  huevo batido  y pan rallado.

El resultado es la tapa por excelencia, la croqueta, que con su característica forma ovalada se ha hecho un merecido hueco en la cultura gastronómica española. Lo mejor es que una vez que domines la bechamel de las croquetas la podrás utilizar para todos los sabores que quieras: croquetas de cocido, de boletus, de bacalao, de merluza o incluso de morcilla. En realidad, es una receta casera tan versátil que puedes probar con prácticamente cualquier picadillo que quieras.

Ahora, ha llegado el momento de ponerse “manos a la masa” con nuestras croquetas de jamón ¡Riquísimas!

Receta de las croquetas de jamón

Dificultad: Media
Tiempo estimado: 1 hora (más de espera a que se enfríe la masa)
Número de personas: 6 personas

Ingredientes de las croquetas de jamón

Para el relleno

  • 250 gramos de jamón serrano
  • 1 cebolla pequeña
  • 100 g de harina
  • Aceite de oliva
  • 1 litro de leche entera
  • Sal, pimienta y nuez moscada

Para el rebozado

  • 3 huevos batidos
  • Pan rallado

Preparación de las croquetas de jamón

  1. Pica la cebolla y prepara el jamón serrano en taquitos.
  2. En una sartén con aceite añade primero la cebolla y rehógala durante unos 5 minutos. Incorpora el jamón y un poco de sal a la mezcla.
  3. Añade la harina y tuéstala durante unos minutos, sin dejar de remover.
  4. Transcurrido ese tiempo vierte la leche poco a poco, removiendo continuamente. Agrega la leche caliente o a temperatura ambiente para que no se formen grupos.
  5. Continúa mezclando la bechamel durante unos 20 minutos, el tiempo que le cueste espesar.
  6. Ahora ya está lista la masa para croquetas. El siguiente paso es extenderla en una bandeja y dejarla enfriar.
  7. Cuando la masa esté lo suficientemente fría, moldea las croquetas, normalmente de forma ovalada, aunque también puedes optar por hacer bolas.
  8. Enharina, pasa por huevo y pan rallado y fríe las croquetas en abundante aceite.
  9. Pon las croquetas sobre una bandeja con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante. Y, ¡ya están listas!

Puedes presentarlas junto con otras tapas y pinchos como tortilla de patata o pimientos rellenos y una degustación de jamón ibérico y queso. Nosotros también tenemos nuestra propia versión de croquetas de pollo y jamón. ¡Una receta irresistible!

Receta de tomates fríos rellenos de pollo

El calor ya se hace notar y en la mesa apetecen comidas fresquitas y ligeras. Por este motivo en esta ocasión os traemos la receta más fácil para este verano: ¡tomates rellenos de pollo en lata!. Un plato en el que hemos querido introducir la tierna pechuga de pollo en lata Casa Matachín al natural, que tan bien combina con ensaladas y productos frescos.

Esta ligera carne sin aditivos, rica en proteínas y baja en grasas saturadas, combina a la perfección con el ingrediente estrella de esta sencilla receta: el tomate. Un producto de temporada con múltiples variedades a nuestra disposición para elaborar esta receta.  En esta ocasión hemos escogido un tomate redondo maduro, pero todavía muy firme que facilita su vaciado y posterior relleno.

El resto de los ingredientes son muy fáciles de encontrar como el maíz (de conserva o natural), los pimientos, la cebolla y la pechuga en lata al natural, perfecta para almacenar en la despensa. Y por último la salsa de soja, para darle un toque exótico a este plato de verano, que combina perfectamente con la suavidad del aceite de oliva virgen extra.

Ahora, ¡aquí van las instrucciones de esta fácil receta de verano!

Receta de tomates rellenos fríos

Dificultad: Fácil
Tiempo estimado: 20 minutos
Número de personas: 3-4 personas

Ingredientes de tomates rellenos fríos

  • 10 tomates pequeños
  • 4 latas de pechuga de pollo al natural Casa Matachín
  • 2 botes de maíz dulce en conserva o dos mazorcas con maíz tierno
  • 1/2 cebolla picada
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • Semillas de sésamo
  • Salsa de soja
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Preparación de tomates rellenos fríos

  1. Haz un corte horizontal en la parte superior del tomate para proceder al vaciado y guarda esas rodajas con sus tallos. Vacía los tomates respetando el contorno, primero con un cuchillo y luego con una cucharilla para quitar la pulpa.
  2. Trocea el pimiento rojo y el verde y la media cebolla.
  3. Mezcla en un bol estos ingredientes con el maíz y el pollo en lata desmenuzado.
  4. Agrega a la mezcla aceite de oliva, sal y pimienta al gusto.
  5. Con la ayuda de una cuchara introduce el relleno en los tomates vaciados.
  6. Agrega la salsa de soja y las semillas de sésamo.
  7. Como toque final, coloca a modo de gorrito la parte superior que hemos retirado previamente con el tallo. Hazlo solo en la mitad de los tomates y deja el resto sin tapa para que se vea el interior. A modo de presentación puedes servirlo sobre un lecho de hojas de lechuga y algunas rodajas de tomate.

¡Y ya solo queda disfrutar este verano de estos facilísimos tomates rellenos de pollo!

sandwich cervezas

4 tipos de sándwiches para disfrutar al máximo del Mundial

El Mundial de Fútbol de Rusia 2018, una de las citas deportivas más esperadas, ya está aquí. Un mes frenético que se vive cada cuatro años y en el que los grupos de amigos y de seguidores de todo el mundo se congregan para apoyar al equipo de su país.

Y para celebrar las victorias en condiciones, ¡no hay nada mejor que tener el estómago lleno! Por eso, en este post te traemos algunas ideas para vivir al máximo este mundial con un buen sándwich, maridado con la cerveza oportuna. La mejor mezcla de sabores en 4 propuestas diferentes para que disfrutes del juego de la Selección Española acompañado por una buena cerveza y un delicioso bocadillo. ¡Comenzamos!

IPA + Sándwich de Pulled Pork con brotes tiernos

Comenzamos nuestras primeras propuestas con un producto delicioso, pensado especialmente para que en este Mundial solo te preocupes de ver jugar a tu equipo. Elaborar tu sándwich será sumamente fácil. Todo está pensado con el Pulled Pork de Casa Matachín, suaves hebras de cerdo desmechadas con sabor barbacoa que se deshacen en la boca. Quedará delicioso si lo preparas en pan de mollete- al estilo hamburguesa- ensalada de col lombarda y queso de cabra.

¿Con qué acompañarlo? Te proponemos la India Pale Ale (IPA), una cerveza que está cobrando cada vez más protagonismo en toda cata que se precie, con un predominio del amargor y el lúpulo. Las principales marcas cerveceras han comenzado ya a comercializarlas así que no te será difícil hacerte con unas IPAs para este Mundial. Esta cerveza es sencillamente perfecta para la salsa barbacoa.

Cerveza negra + Sándwich de Pulled Pork con remolacha y zanahoria

Aquí va nuestra segunda propuesta con Pulled Pork, esta vez, para los amantes del sabor más dulce y fuerte de la cerveza negra. En esta ocasión, el sándwich que proponemos para la carne desmechada es algo más ligero que el anterior: proponemos añadir remolacha encurtida y zanahoria rallada. Jugando con los sabores dulces, te invitamos a maridarlo con una cerveza negra, un tipo de bebida contundente que adquiere este característico color por el tueste de la malta.

Cerveza de trigo + Sándwich Pulled Chicken

Si eres fan de las cervezas de trigo, te proponemos un sándwich ligero a base de nuestro producto Pulled Chicken de Casa Matachín con suaves hebras de pollo desmechadas sabor mayonesa. Un bocadillo que queda delicioso en frío, con pan de sándwich, lechuga y huevo. Las dos variedades más importantes de cerveza de trigo son la Witbier, de origen belga y la Weissbier, alemana.

Lager + Chicken Takos

Y del trigo pasamos a la fermentación de cebada malteada, con la propuesta de una Lager, ligera y de sabor suave. Las cervezas Lager fermentan con levaduras de fondo a temperaturas bajas y es el tipo de cerveza más elaborado en todo el mundo. Los ejemplos más populares de cerveza de tipo Lager son los Pale Lager o Pilsner, que te proponemos para nuestra apuesta más picante, los Chicken Takos de Casa Matachín de pollo con sabor Tex-Mex.

Una refrescante cerveza para servir muy fría junto a unas tortitas o tacos con nuestro Chicken Takos, acompañado de guarnición como puede ser lechuga y cebolla picada, tomate, maíz y queso cheddar.

Hasta aquí nuestras propuestas de sándwich maridados con cerveza para disfrutar al máximo de la retransmisión del Mundial. Y recuerda, si en tu grupo de amigos y amigas hay variedad de gustos, Casa Matachín te lo pone fácil con sus propuestas para sándwich. Son tan fáciles y rápidos de preparar que puedes probar todas las opciones.

El éxito, como el de la cerveza en el Mundial, ¡está asegurado!

quiche pollo verduras

Receta quiche de pollo y verduras

Haz un guiño a la cocina francesa con esta quiche de pollo y verduras, una tarta salada que procede de la región de Lorena y en la que se pueden fusionar multitud de productos. En esta ocasión nos vamos a centrar en cómo hacer una quiche de pollo con verduras, una receta muy fácil de seguir paso a paso y con un exquisito resultado que disfrutará toda la familia.

Lo mejor de las quiches es que una vez que cojas el “tranquillo” a la receta ya no podrás dejar de hacerlas, mezclando cada vez nuevos ingredientes. Y es que, este plato francés es la combinación perfecta: es fácil de hacer, el resultado es cremoso y los ingredientes están siempre a nuestro alcance.

Las quiches se puede elaborar con champiñones, espinacas, bacon, puerro, carne picada…

Pero nosotros hemos querido quedarnos con una deliciosa receta de quiche de pollo y verduras, en la que os animamos a probar las pechugas de pollo al natural de Casa Matachín. Gracias a su conservación en lata esterilizada podrás hacer esta receta en cualquier momento. Solo necesitarás tener otros ingredientes tan básicos como huevos, nata líquida y verduras. Como vegetales nosotros hemos escogido la zanahoria y el calabacín, aunque tú puedes añadir a tu receta también espinacas, puerros o incluso apio, ¡puedes improvisar!

Eso sí, donde es importante seguir las instrucciones paso a paso y las cantidades es en el relleno de la quiche. Así, obtendremos un pastel salado esponjoso y con la textura idónea. En nuestra receta hemos escogido la masa de hojaldre pero también funciona con la masa quebrada. Ahora, ¡manos a la obra con esta quiche de pollo y verduras!

Receta de quiche de pollo y verduras

Dificultad: Media
Tiempo estimado: 1 hora
Número de personas: 4 personas

Ingredientes de quiche de pollo y verduras

  • 3 latas de pollo al natural Casa Matachín
  • 1 zanahoria
  • 1 calabacín
  • 200 mililitros de nata líquida
  • 2 huevos
  • 75 gramos de queso rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Masa de hojaldre

Preparación de la quiche de pollo y verduras

  1. Corta la zanahoria en taquitos pequeños o rállala y el calabacín a rodajas de grosor medio y luego a trocitos.
  2. Desmenuza el pollo al natural.
  3. En una sartén, sofríe con aceite de oliva las verduras durante dos o tres minutos y añade el pollo al natural para que le acompañe durante otro minuto. Las verduras no estarán cocinadas pero se terminarán de cocer en el horno.
  4. Mezcla en un bol la nata líquida, con los huevos y la mitad del queso.
  5. Extiende la masa de hojaldre en una tartaleta redonda y corta la masa sobrante.
  6. Añade el pollo con las verduras sobre el recipiente para horno de forma uniforme y vierte posteriormente la mezcla de nata y huevos.  Si lo deseas, puedes añadir el resto del queso sobre la quiche para que quede gratinada.
  7. Introdúcela en el horno precalentado a 180 grados durante unos 45 minutos. Para estar seguro de que está bien hecha puedes comprobar pinchando el centro con un palillo. Si sale seco, ¡nuestra quiche de pollo y verduras estará lista!

Antes de comer, déjala enfriar un poco para servir tibia o fría y… ¡a disfrutar!

receta albóndigas pollo salsa

Albóndigas de pollo con salsa de champiñones

¿Quieres aprender a hacer una salsa para albóndigas fácil y rápida? En esta ocasión traemos la receta de unas albóndigas de pollo, saludables y deliciosas preparadas con una salsa de champiñones. Estas deliciosas bolas de carne son muy populares en la cocina, sobre todo, cuando hay pequeños cerca. Por eso, hemos escogido acompañarlas con una deliciosa  salsa de champiñones apta para niños y para adultos.

Una forma diferente y sabrosa de introducir los beneficios de los champiñones en la dieta de toda la familia. Estos hongos son ricos en potasio y sodio, minerales que ayudan controlar la presión arterial, contribuyendo a prevenir enfermedades cardiovasculares.  La lista de bondades de los champiñones no acaba aquí, ya que son una fuente única de antioxidantes y fortalecen el sistema inmunitario.

Para hacer las albóndigas más saludables, hemos elegido la carne de pollo,  rica en proteínas y baja en grasas saturadas. La receta de albóndigas no es complicada pero es laboriosa: hay que triturar la carne y mezclarla con pan rallado o miga de pan, con los huevos, enharinarlas  y freirlas. Llegar a la textura idónea para elaborar las mejores albóndigas y encontrar el tiempo para elaborarlas a veces no es nada fácil. Por ello, en Casa Matachín elaboramos las albóndigas de pollo, tal y como tú lo harías en casa, con una receta suave y sabrosa de carne de pollo y pavo.

Hablemos ahora de la salsa ya que  para las albóndigas hay muchas: albóndigas con salsa de tomate y champiñones, con nata, sin nata, con leche… Pero en nuestra opinión, esta salsa de champiñones, de muy fácil preparación,  es la compañera perfecta de unas buenas albóndigas de pollo. Y ahora, vamos a conocer todos y cada uno de los ingredientes para preparar esta receta de albóndigas en salsa de champiñones.

Receta de albóndigas de pollo con salsa de champiñones

Dificultad: Fácil.
Tiempo estimado: 45 minutos
Número de personas: 4 personas

Ingredientes de albóndigas de pollo con salsa de champiñones

  • 25-30 albóndigas de pollo.
  • Aceite de oliva, sal y pimienta.
  • 400 gramos de champiñones.
  • 300 mililitros de caldo de pollo.
  • Una cebolla.
  • Un diente de ajo.
  • Una hoja de laurel.
  • Medio vaso de vino blanco.

Preparación de albóndigas de pollo con salsa de champiñones

  1. Pica con un corte muy fino la cebolla y el diente de ajo.
  2. Limpia y prepara los champiñones. Para ello, retira la parte del tallo y la película que recubre la cabeza del hongo si fuera necesario y lava los champiñones. Una vez limpios, córtalos en láminas finas.
  3. En una olla con aceite de oliva a fuego medio pocha el ajo y la cebolla, junto al laurel y una pizca de sal durante unos 8-10 minutos (hasta que la cebolla se torne transparente).
  4. Añade los champiñones para cocinarlos junto al ajo y la cebolla durante 5 minutos más.
  5. Añade una cucharadita de harina para esperar la mezcla y continúa removiendo.
  6. Mientras, fríe las albóndigas en aceite muy caliente hasta que estén doradas.
  7. Añade a la salsa de albóndigas medio vaso de vino blanco y, seguidamente, el caldo de pollo.
  8. Deja cocer a fuego suave durante 8-10 minutos y añade sal y pimienta al gusto.
  9. Agrega las albóndigas previamente fritas en aceite. Deja que se cocine todo junto a fuego lento durante otros 10 minutos y, ¡ya puedes disfrutar de las mejores albóndigas de pollo en salsa!

Ahora te toca a ti, ¡a disfrutar!

 

croquetas pollo

Croquetas de pollo. Recetas fáciles

Las croquetas levantan pasiones y se pueden hacer de casi todos los sabores. En esta ocasión os traemos una sencilla receta de croquetas de pollo. Se pueden comer como aperitivo, para cenar, de tapeo, en entremeses… ¡Un pequeño tentempié que apetece en cualquier momento!

Si tú también eres admirador de las croquetas, te alegrará este post en el que te vamos a explicar cómo elaborar nuestra  receta de croquetas de pollo paso a paso.

Así, ¡podrás degustarlas cuando quieras! Además, si te sobran puedes congelarlas para consumirlas en otro momento. Con esta sencilla receta de croquetas de pollo te animamos a que te introduzcas en el mundo de la croqueta sin arriesgarte a que el plato salga mal.

Con esta misma base de croquetas podrás elaborar más adelante las croquetas de pollo y queso o las croquetas de pollo y jamón, entre otras. Y es que, esta deliciosa tapa, no tienen límites…

De hecho, casi cada hogar tiene una receta propia para elaborar este delicioso plato: croquetas de pollo y patata, de carne con el pollo como protagonista, croquetas de pollo y queso… Pero nosotros nos hemos quedado con una de las más fáciles y efectivas, la receta de croquetas a base de bechamel.

Y si no tienes tiempo para ponerte con las manos en la masa, te ofrecemos una deliciosa alternativa y de máxima calidad, las croquetas de pollo y jamón de Casa Matachín.

¡Para que disfrutar de unas croquetas sea más fácil que nunca!

Receta de Croquetas de Pollo

Dificultad: Media.
Tiempo estimado: 45 minutos- 1 hora (dejar enfriar durante al menos 2 horas)
Número de personas: hasta 8 personas.

Ingredientes para croquetas de pollo

  • 150 gramos de pechuga de pollo.
  • 25 gramos de mantequilla.
  • 25 gramos de harina.
  • 250 mililitros de leche caliente.
  • 1-2 huevos.
  • 1 cebolleta.
  • Pan rallado.
  • Aceite de oliva.

Preparación de las croquetas de pollo

  1. Primero, prepara la pechuga de pollo. Podemos aprovechar la pechuga que haya sobrado de un cocido o pollo cocinado o bien hervir una pechuga y desmenuzarla en pequeños trozos.
  2. Pica la cebolleta en trozos muy pequeños.
  3. Para la elaboración de la bechamel, calienta la mantequilla a fuego suave y cuando esté bien caliente añade la cebolla picada y déjala pochar hasta que esté transparente (unos 5-6 minutos). En ese momento añade la harina tamizada y poco a poco y remueve a fuego lento durante aproximadamente un minuto. Es el momento de añadir la leche, previamente calentada y sin dejar de remover. Continúa removiendo hasta que obtenemos la consistencia deseada, lo que nos costará unos 20 minutos.
  4. Al alcanzar la consistencia deseada añade el pollo desmenuzado y deja que se integre bien en la masa. El truco para saber que está lista la masa es cuando empieza a despegarse de la sartén.
  5. Unta la superficie de una fuente con mantequilla, extiende la masa en una capa fina, cubre con papel film y déjala enfriar.
  6. Cuando la masa esté fría, moldea las croquetas con la ayuda de una cuchara grande y la mano. Pásalas por 1) harina, 2) huevo y 3) pan rallado.
  7. Fríelas con aceite bien caliente y una vez bien doradas ponlas sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

Ahora ya tienes los pasos para hacer una exquisitas croquetas, ¡es tu turno!

 

ensalada templada

Receta de ensalada templada de pollo y queso de cabra

En este post volvemos a retomar las recetas de ensaladas, ya que la lechuga combina muy bien  con el pollo cocinado de todas sus maneras. En otras ocasiones habíamos utilizado el pollo empanado o nuestra pechuga de pollo en escabeche, pero esta vez,  te traemos una ensalada templada, que serviremos con el pollo recién hecho.

Así, podremos juntar el frescor de la lechuga, el tomate y el pepino con la textura del pollo cortado a tiras, que todavía estará caliente cuando sirvamos nuestro plato. Esta receta se suele elaborar con las pechugas de pollo, más tiernas y fáciles de cortar que otras partes del pollo. Puedes utilizar la pechuga convencional o la pechuga de pollo al ajillo o adobada, si prefieres un sabor más intenso y diferente.

En esta receta aprenderás cómo hacer una ensalada de pollo con un toque muy especial: queso de cabra a la plancha. Junto al pollo, este crujiente ingrediente (una vez cocinado a la plancha) convertirá una simple ensalada en un plato elaborado del que casi nunca quedan restos. Para la lechuga, recomendamos la romana y sobre todo utilizar los brotes tiernos.

El resto de ingredientes son los clásicos que se utilizan en cualquier tipo de ensalada. Para este plato recomendamos utilizar como vegetales el tomate y el pepino, de este modo no robaremos el  protagonismo al pollo y al queso de cabra. A tu elección también el poner frutos secos, en este caso te aconsejamos las nueces, que maridan muy bien con queso de cabra.

Todo aderezado con una salsa vinagreta, que se prepara rápidamente y que dará un toque especial a nuestro plato ¡También te explicamos cómo hacerla!

Esta ensalada es un plato muy recomendable ya que aporta proteínas (pollo), vitaminas (lechuga y vegetales) y calcio (queso de cabra)

Y ahora, manos a la obra para conocer paso a paso la elaboración de esta fácil receta de ensalada templada de pollo y queso de cabra:

Receta de ensalada templada de pollo y rulo de cabra

Dificultad: Fácil.
Tiempo estimado: 25 minutos
Número de personas: 2 personas.

Ingredientes de la ensalada templada de pollo y queso de cabra

  • 100 gramos de lechuga o brotes verdes
  • 2 filetes de pechuga de pollo
  • 1 tomate grande maduro
  • Medio pepino
  • Nueces
  • 1 rulo de cabra pequeño
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada de vinagre de vino
  • Sal
  • Pimienta

Preparación de la ensalada templada de pollo y queso de cabra

  1. Comienza por lavar y preparar la ensalada, cortar el tomate a taquitos y el pepino a rodajas.
  2. Disponlo en un bol grande y reserva para luego.
  3. Para que puedas añadir la pechuga y el queso todavía calientes, deja ya preparada la vinagreta. Para ello, mezcla muy bien el aceite y el vinagre con una pizca de sal y de pimienta. Para que la salsa vinagreta quede bien ligada puedes mezclarla en un bote cerrado.
  4. Corta las pechugas de pollo a tiras y salpiméntalas bien.
  5. Dora las pechugas por la plancha con muy poco aceite.
  6. Una vez listo el pollo, pasaremos al rulo de cabra, que tienes que cortar en rodajas de un centímetro aproximadamente.
  7. Es el momento de dorar el queso en una sartén bien caliente y con un par de gotas de aceite bien pinceladas por toda la superficie. Coloca el queso bien separado entre sí en la sartén y cuando la parte inferior se haya dorado, dando lugar a una costra, dale la vuelta con mucho cuidado y ayudado por una espátula. Repite el mismo proceso en el otro lado.
  8. Añade el pollo cortado a rodajas finas y el queso de cabra sobre la lechuga y los vegetales dispuestos previamente y, por último, la salsa vinagreta y, si lo deseas, unas nueces.

Y así ya tendrás lista tu ensalada de pollo en una original receta para alternar con la clásica ensalada césar y sorprender en la mesa.

pechuga pollo salsa mostaza

Receta de pechuga de pollo rebozada con salsa de mostaza

La pechuga de pollo rebozada es un plato crujiente y lleno de sabor al que pocas veces podemos resistirnos. En esta ocasión proponemos añadir a este clásico producto una salsa de mostaza, que se complementa muy bien con las carnes y que es perfecta para los rebozados.

A pesar de que los productos rebozados son un plato que suele triunfar entre pequeños y mayores, es necesario disponer de un poco de tiempo para elaborarlos.  Si quieres hacer esta receta en un abrir y cerrar de ojos y olvidarte de las complicaciones que puede suponer el rebozado, te recomendamos la opción de la pechuga de pollo empanada Casa Matachín para llegar y freír. ¡Así nada puede salir mal!

También te ofrecemos la alternativa de rebozar tú mismo las pechugas, en este caso con huevo y pan rallado o bien con harina, huevo y pan rallado ¡En cada hogar se preparan de una forma diferente!

Del mismo modo, depende del gusto de cada comensal, el tiempo que dejemos freír las pechugas para que queden más o menos doradas.

Como toque especial a estos crujientes filetes, os proponemos la salsa de mostaza, para la que mezclaremos dos sabores.

Por un lado, la reputada mostaza de Dijon, proveniente de la ciudad francesa que le da nombre y que destaca por sus semillas de mostaza negra y gris y el fuerte sabor que le confiere su vinagre. Esta receta nos permitirá probar también la mostaza a la antigua, que se elabora a partir de semillas de mostaza enteras.

Fusionadas en una sola salsa, estas dos variedades darán un ligero toque picante al pollo rebozado Ahora, ¿quieres conocer como preparar esta receta?

Receta de pechugas de pollo rebozadas con salsa de mostaza

Dificultad: Media.
Tiempo estimado: 30 minutos (con pechugas ya rebozadas, 10 minutos)
Número de personas: 2- 3 personas.

Ingredientes de las pechugas de pollo rebozadas con salsa de mostaza

Para las pechugas:

  • 6 filetes de pechugas de pollo.
  • 2 huevos.
  • Pan rallado.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

Para la salsa:

  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon.
  • 2 cucharadas de mostaza a la antigua.
  • 200 mililitros de nata líquida.
  • Sal.
  • Pimienta.

Preparación de las pechuga de pollo rebozadas con salsa de mostaza

  1. Sazona los filetes de pechuga.
  2. Bate los huevos en un plato hondo y dispón abundante pan rallado en otro plato.
  3. Pasa las pechugas primero por el huevo y a continuación por el pan rallado.
  4. Fríe las pechugas en una sartén con abundante aceite y a fuego medio.
  5. Conforme las pechugas vayan estando listas las vas colocando en una fuente con papel de cocina para que absorba el aceite.
  6. Para la preparación de la salsa calienta a fuego lento la nata líquida con los dos tipos de mostaza, la de Dijon y la antigua.
  7. Después de unos minutos de cocinado, salpimienta al gusto la salsa.
  8. Así, ya tendrás por un lado nuestras pechugas de pollo rebozadas y por otro la salsa de mostaza, que puedes disponer en un recipiente aparte o sobre los filetes.

No olvides acompañar este delicioso plato de unas patatas fritas, ensalada o de tu guarnición favorita y ¡a disfrutar!

receta salchichas

Receta de salchichas al vino blanco

Las comemos con salsa de tomate, fritas y acompañadas de mostaza. Salchichas en bocadillo, en el plato, con guarnición o al estilo alemán con un poco de ‘chucrut’. Pero, ¿habías imaginado unas salchichas al vino blanco?

Hoy te proponemos esta sencilla receta para que puedas hacerlas en casa. ¡Son tan originales como deliciosas!

El vino banco es utilizado  para elaborar numerosas recetas como unos mejillones hervidos, los pescados al horno o bien recetas de carne con salsa como la receta que te proponemos hoy con  la deliciosa salchicha de cerdo Casa Matachín.

Y si te ha gustado la receta y quieres repetirla, te quedará igual de rica con otro tipo de carnes como la salchicha fresca  de pollo y pavo. Escojas el tipo de salchicha que escojas, obtendrás un plato rico en proteínas y lleno de sabores y agradables olores.

El sabor del vino se impregnará en el guiso, aportará una textura más tierna a la carne de las salchichas y gracias a su acidez ayudará a que no se pierdan los jugos durante la cocción. Puedes cocinar con algo de vino que te haya sobrado o con el vino que habitualmente utilices para cocinar.

Para el acompañamiento de este plato te recomendamos la patata, un alimento que te aportará hidratos de carbono. Para esta receta te sugerimos las patatas al horno preparadas con hierbas provenzales, aceite de oliva y sal.

Otra apuesta segura para acompañar las salchichas es la ensalada de escarola con granada y vinagreta, que le aportará un  toque de lo más refrescante y ligero. Y si te gusta el pan, no olvides incluirlo en la mesa para poder aprovechar la salsa al máximo. Puedes escoger un pan especial como el pan con semillas o el pan gallego, de corteza crujiente y dura pero de miga tierna.

Ahora sí, es turno de cocinar este delicioso plato.

Receta de las salchichas al vino

Dificultad: Media.
Tiempo estimado: 40 minutos.
Número de personas: 2-3 personas.

Ingredientes de las salchichas al vino

  • 10 salchichas frescas.
  • 1 cebolla.
  • 1 hojita de laurel.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 copa de vino blanco.
  • 250 mililitros de caldo de pollo.
  • 1 cucharadita de harina.
  • Aceite de oliva.
  • Una pizca de sal.

Preparación de las salchichas al vino

  1. Cortamos la  a juliana, es decir, a tiras alargadas y muy finas.
  2. A continuación, pochamos la cebolla a juliana con el aceite de oliva y a fuego medio junto con los dos ajos cortados por la mitad y con la piel.
  3. Antes de que termine de pochar la cebolla y el ajo, agregamos las salchichas para dorarlas.
  4. Una vez doradas las salchichas y la cebolla pochada, añadimos una cucharada de harina y removemos para espesar.
  5. Entonces añadimos una copa de vino blanco, el caldo de pollo y la hoja de laurel.
  6. Cocinamos durante 15-20 minutos a fuego lento.

¡Y listo! Esperamos que te haya gustado la idea de mezclar el toque de acidez del vino con las salchichas de cerdo, de pollo o de pavo. Una receta bastante fácil en la que la mayor complicación que encontrarás será dejar de probarla.

recetas fajitas pollo

Receta de fajitas de pollo

En esta receta vamos un explorar un plato típico de la cocina mexicana, adaptado para que se pueda preparar con ingredientes que seguro que vas a encontrar en tu nevera. Se trata de nada más y nada menos que las populares fajitas de pollo, que os proponemos elaborar con un sabroso y práctico producto: la pechuga de pollo al natural en lata de Casa Matachín.

De esta forma, las fajitas se convierten en un plato delicioso a la par que ligero y, además, muy fácil de preparar. Este plato destaca porque sus ingredientes son muy fáciles de conseguir, de hecho, se encuentran habitualmente en nuestro hogares, es el caso del tomate, la lechuga y la cebolla. Las fajitas de maíz las puedes conseguir fácilmente en cualquier supermercado y en tiendas de alimentación, e incluso elaborarlas tú mismo.

Pero lo más original de este plato es la forma de cocinarlo, a base de la rica conserva de pechuga de pollo al natural de Casa Matachín . Descubre lo bien que le van dos clásicos, el limón y la cerveza, a la carne de pollo.

Y para darle un toque de exotismo os recomendamos una pizca de comino en la salsa de tomate natural y, si te atreves a indagar en el sabor verdaderamente mexicano, unas gotitas de tabasco.

Receta de fajitas de pollo

Dificultad: Media
Tiempo estimado: 20 minutos
Número de personas: 2

Ingredientes de las fajitas de pollo

  • 4 latas de pechuga de pollo al natural Casa Matachín.
  • 4 tortitas de maíz estilo fajitas.
  • 3 tomates.
  • 1 cebolla.
  • Lechuga.
  • 1 lata de cerveza.
  • 100 gramos de dados de queso.
  • Jugo de un limón.
  • Ajo.
  • Aceite de oliva.
  • Pimienta, sal y comino.

Preparación de las fajitas de pollo

  1. En primer lugar desmigaja bien la pechuga de pollo natural Casa Matachín y añádele aceite de oliva, sal y pimienta.
  2. Corta la cebolla en rodajas muy finas y rocíalas con aceite de oliva, añadiendo al resultado sal y pimienta. Corta igualmente en pequeños trocitos los tres tomates.
  3. En una sartén a fuego medio fríe la cebolla con un diente de ajo cortado en dos en primer lugar. Cuando la cebolla comience a adoptar un color más transparente echa los trozos de tomate y mézclalo. Añade al final una pizca de comino y retira esta salsa de tomate, cubriéndola con papel de aluminio para que conserve el calor.
  4. En otra sartén, cocina a fuego fuerte el pollo hasta que esté un poco dorado (5 minutos aproximadamente). Añade un vasito de cerveza y el zumo de un limón y, como toque final para que mantenga su frescor, la lechuga cortada muy fina.
  5. Calienta las tortitas de maíz en esa misma sartén en la que has cocinado el pollo y mantenlas calientes.
  6. El último paso consiste en montar el plato. Une la salsa de tomate con el pollo cocinado y utiliza la mezcla para rellenar las cuatro tortitas de maíz. En esta combinación puedes incluir los dados de queso o disponerlos aparte para que los comensales se sirvan a su gusto. Sirve estas deliciosas fajitas de pollo bien calientes y… ¡a disfrutar!

¿Te animas a cocinarlas?