Beneficios de la pimienta negra

Hoy en día contamos con una gran variedad de especias, productos que no solo aportan sabor a nuestras recetas, sino que también contienen componentes beneficiosos para nuestra salud.

En esta ocasión vamos a hablar sobre la pimienta negra, un excelente sazonador que no solo ayuda a reducir la cantidad de sal en nuestros platos, sino que además con su sabor picante y aromático funciona como estimulante de las secreciones gástricas, es decir, ayuda a realizar mejor las digestiones.

Te contamos algunos de los beneficios que proporciona:

  1. Propiedades antioxidantes.
  2. Propiedades antibacterianas.
  3. Ayuda a eliminar grasas.
  4. Previene la retención de líquidos.
  5. Alivia resfriados y ayuda en el sistema respiratorio.
  6. Ayuda a la piel en la creación de pigmentos con la piperina.

Manual del anfitrión impecable

Te damos algunas claves que debes tener en cuenta para que tus celebraciones, ya sean cumpleaños, aniversarios, o momentos para festejar en familia, sean perfectas.

¿A quién vas a invitar?

Lo mejor es que prepares una lista, teniendo en cuenta la afinidad que existe entre ellos, su edad, si tienen niños pequeños…

¿Con qué debes contar?

Lo más importante es la comida y la bebida, la decoración, el mensaje, y si necesitas ayuda extra.

¿Qué aperitivos poner?

Si es para una comida o cena, conviene preparar dos o tres aperitivos básicos, y otros dos de cocina, uno caliente y otro frío. Si es buffet, suele ser más abundante, tres o cuatro básicos, y cuatro o cinco elaborados.

¿ Cómo deben ser los platos principales?

  • Recetas ligeras.
  • No repetir productos.
  • No incluir sabores demasiado raros.
  • Si el plato principal es contundente, servir únicamente junto con una ensalada.

Recomendaciones si vas a realizar un buffet:

  • Evita platos que precisen cuchillo, ya que no todos los invitados podrán sentarse.
  • Ensaladas aliñadas.
  • Guarniciones versátiles.
  • Sirve las tartas ya cortadas.

Las 5 claves para cocinar un pollo jugoso

Cocinar el pollo es tarea fácil, pero aún es más sencillo si seguimos unos consejos para que la carne quede más jugosa y tierna.

Es un alimento muy versátil, ya que de la misma forma que se puede combinar con multitud de alimentos, también podemos cocinarlo como más nos guste, asado, a la plancha, cocido, frito…

Para ello debemos tener en cuenta cómo hemos de cocinarlo para que su carne quede lo más tierna posible. Te queremos hablaros de las 5 claves para que vuestro pollo quede jugoso y sabroso.

Claves para cocinar un pollo:

  1. Esperar a que la carne esté a temperatura ambiente. Cuando vayas a cocinar el pollo, lo sacas directamente de la nevera y te dispones a cocinarlo. Debes esperar a que coja la temperatura ambiente, de esta manera evitaras que el jugo del pollo se evapore cuando lo estés cocinando.
  2. Si vas a trocearlo, deben ser piezas de tamaño similar, sino cuando lo estés cocinando habrá trozos que se cocinen antes, y por lo tanto quedarán más secas y duras.
  3. Antes de cocinarlo, puedes dejarlo a remojo en leche, esto hará que la carne se ablande y quede más jugosa una vez cocinada.
  4. Cuando vayas a cocinarlo en sartén, asegura de que está bien caliente, así la carne quedará tierna en su interior, y crujiente por fuera.
  5. Dejar reposar el pollo una vez cocinado. Esto es así, ya que cuando lo cocinas, guarda en su interior una serie de jugos. Si lo cortas nada más cocinarlo perderás estos jugos, e incluso mojarán la carne y la ablandarán. Si los dejas reposar, se acumularán en su interior y harán que esté más jugosa.

Trucos de limpieza económicos y ecológicos con sal

Te damos 3 ideas para poder limpiar con sal. Un recurso económico, sencillo y con resultados inmejorables.

1. Para la ropa:

Cuando tengamos manchas de grasa, pondremos un poco de sal sobre ellas y frotaremos. De esta manera lograremos quitarlas de forma natural y ecológica.

Si la mancha es de vino, pondremos agua con gas espolvoreada con sal. Cuando veamos que la sal ha absorbido el vino, verteremos zumo de limón sobre ella. Dejar actuar y seguidamente lavar con jabón.

Si queremos evitar que la ropa se destiña, antes de meterla a la lavadora, la pondremos en una palangana con agua y sal, así fijamos los colores.

2. Para el horno:

Mezclaremos 1/3 de taza de sal y otro 1/3 de agua y bicarbonato hasta que quede una pasta. La pondremos en todo el horno extendida y dejaremos actuar por la noche. Al día siguiente la frotaremos y aclararemos con agua. Así lograremos limpiar el horno de una forma efectiva, económica y ecológica.

3. Para metales:

Mezclaremos harina, vinagre y sal, y haremos una pasta con la que cogiendo un paño suave podremos limpiar el metal y obtener resultados sorprendentes.

 

cortes del pollo

Las partes del pollo ¿cuál es mejor?

La popularidad del pollo ha crecido a lo largo de los años, a veces era considerado como un alimento de lujo mientras que en otras ocasiones ha pasado desapercibido. Es uno de los alimentos de origen animal más apreciado y valorado por diversas culturas, edades y tradiciones culinarias.

A continuación desde Casa Matachín, te vamos a exponer cuáles son las partes del pollo de manera detallada, ya que muchas veces no terminamos de conocer bien el alimento que estamos cocinando, y esta carne es muy utilizada en la dieta semanal del hogar.

cortes del pollo

Cortes de Pollo

  1. Pechuga de Pollo: puede ser deshuesada o sin deshuesar, con piel o sin piel. Su preparación es muy diversa, puede hacerse empanada, a la plancha, rellena, con bechamel…
  2. Muslo de Pollo: deshuesado o sin deshuesar, pueden ser guisados, horneados o preparados con diversas salsas y verduras.
  3. Alitas de pollo: con un tamaño reducido son un manjar para aperitivos y cenas, no contienen mucha carne pero pueden ir acompañadas de salsas.
  4. Hígado de Pollo: para cocinarlos guisados o a la plancha, se pueden acompañar de verduras, arroz u oros alimentos.
  5. Una vez hemos separado todo el pollo quedan restos que podemos triturar y desmenuzar para usarlos en guisos, rellenos o ensaladas.

Como ves, el pollo es una carne que tiene diferentes partes y que se pueden cocinar de muy diversas maneras. Además, contiene vitaminas, proteínas, una gran cantidad de nutrientes que ayudan a nuestro metabolismo, y también a prevenir algunas enfermedades como pueden ser el Alzheimer.

Tanto es así que numerosas investigaciones han demostrado que el pollo contiene abundante niacina, una vitamina que ayuda a reducir la pérdida de habilidades cognitivas que producen esta enfermedad. Esta misma vitamina ayuda también a nuestro ADN, ya que consumiendo 100 gramos de pollo proporcionamos a nuestro organismo el 70% de la cantidad diaria recomendada.

Por lo tanto con esta información es importante que tengas en cuenta esta carne para tu dieta sana y equilibrada. La variedad de formas en que puedes prepararla hará que nunca nos te canses de ella y puedas ser original en su preparación para sorprender tanto en casa como a nuestros invitados.

Únicamente ofrece ventajas, ya que además de nutrientes, vitaminas, minerales y proteínas nos aporta energía y salud.

La primera carne, el pollo.

El pollo es el primer alimento de origen animal que prueba el bebé, es una carne sabrosa, tierna y fácil de digerir ya que no contiene casi grasa.

Suele ser la primera carne que prueba el bebé cuando pasa los seis meses de vida, ya que su aporte nutritivo es muy rico. Esta etapa se denomina periodo transicional, ya que se inicia una alimentación complementaria diferente a la anterior en la que había leche materna o de fórmula.

Normalmente el puré de verduras es una de las primeras recetas que se incorpora al menú del bebé cuando abandona la lactancia. Las verduras son uno de los primeros alimentos que se añaden a la dieta del bebé cuando cumple los seis meses, y una forma sencilla y rápida es prepararla en forma de puré ya que el bebé todavía no puede masticar y su digestión es más sencilla y segura.

Según la Asociación Española de Pediatría la introducción de alimentos en la alimentación del bebé debe ser progresiva, ya que el cambio es muy drástico y debemos observar las reacciones del bebé a este cambio de sabores. Las mejores verduras que recomiendan los especialistas para comenzar a dar al bebé en puré son la calabaza, el calabacín, el puerro, la zanahoria, la judía verde y la patata. Sin embargo, algunas como la col, el brécol o los espárragos no se recomiendan por su sabor fuerte y porque producen flatulencias.

Te damos unos consejos para preparar la papilla del bebé:

  • La limpieza de los alimentos y la superficie en que los cocinamos.
  • La preparación es mejor que sea diaria, sino no tenerlo más de 48 horas en el frigorífico.
  • No añadir sal.
  • A la hora de dárselo al bebe hacerlo en cuchara de silicona y siempre comprobando la temperatura de la papilla.

Teniendo en cuenta estos consejos vemos que la carne de pollo forma parte de nuestras vidas desde que podemos empezar a tomar alimentos diferentes a la leche materna. Por ello debemos tener en cuenta esta carne blanca en nuestro menú, y elegir la mejor calidad para nuestros bebés.

Trucos y consejos para la utilización de las sartenes

Cuando cocinas con los mismos utensilios, a lo largo del tiempo van perdiendo sus propiedades y no funcionan como el primer día. Prueba de ello son por ejemplo las sartenes.

Si estás cocinando un filete o una tortilla de patata en la sartén y se pega, es incómodo, pierdes parte del alimento y a la hora de limpiarlo es más complejo y sucio.

Por ello, te damos un truco casero para que pruebes en la sarten que se pega la comida:

  • Coge una sartén limpia y lista para utilizar.
  • Cubre todo el fondo de la sartén con sal.
  • Ponla en el fuego y fríela lentamente hasta que adquiera un color tostado.
  • Cuando quede dorada retiraremos la sal con un papel o un paño de cocina.
  • Una vez hemos retirado toda la sal ya podemos cocinar en ella y no se nos pegará la comida.

 

Lee estos consejos de utilización para que puedas prevenir este efecto en la sartén y sepas lo que debes hacer y lo que no.

  • Siempre limpiar correctamente la sartén sin dejar ningún residuo de comida. Antes de usarla puedes pasar un paño húmedo.
  • Impregnar el fondo de la sartén con aceite para evitar que la comida se pegue, si no quieres usar aceite mojar un papel con él y pasarlo por el fondo de la sartén para que cree una fina capa de protección.
  • Utilizar accesorios de madera, silicona o nylon para cocinar ya que evitará que pueda perjudicar la capa protectora antiadherente.
  • Nunca dejar la sartén vacía sobre la fuente de calor ni al comienzo ni al final del cocinado ya que afecta directamente a la capa antiadherente.
  • A la hora de lavarla no usar estropajos, utensilios de metal o limpiadores abrasivos.

 

Con todos estos consejos y trucos ya puedes cocinar sin que se os peguen los alimentos a la sartén. Hay que tener en cuenta pequeños cuidados del día a día para evitar que esto suceda, ya que será mucho más fácil cocinar, más higiénico y los alimentos tendrán mejor sabor.