marinados para pollo

5 marinados para pollo para sacarles todo el jugo a tus pechugas

¡Redescubre todas las posibilidades del pollo y de otras carnes con los marinados! Esta técnica culinaria que data de antiguo, nació como método de conservación principalmente de las piezas de caza mayor.

En la actualidad, esta tradición no solo se mantiene, sino que se reinventa. Y lo hace con una gran variedad de recetas de marinados tanto para el pollo como para otro tipo de  carnes. Ideales para  todos los gustos. Estas recetas están basadas en el marinado clásico, que se compone de diferentes líquidos y de elementos aromatizantes como las espcias,  que contribuyen a la conservación.

Esta técnica de conservación, también se ha extendido a pescados aunque en este post, como hemos comentado, nos centraremos en el pollo. El objetivo de los marinados propuestos hoy,  no son  tanto por la  conservación, si no para  aromatizar nuestras carnes y darles un toque mucho más jugoso y sabroso.

Pasos para marinar el pollo

Empecemos por el principio, ¿cómo se marina? Los pasos para marinar el pollo son prácticamente iguales en todas las recetas, donde solo cambian los ingredientes:

  1. Prepara los ingredientes de tu marinado: vinagre, zumo de limón, aceite de oliva o siropes están entre los más habituales.
  2. Escoge la parte del pollo para marinar: puedes decantarte por las pechugas, los muslos o las alitas, o incluso optar por un pollo entero o todo el pollo previamente troceado.
  3. Lava el pollo y sécalo bien, con pequeños toques de papel absorbente.
  4. Pon el pollo en un recipiente ajustado a su tamaño y cúbrelo con el marinado. Lo ideal es un cuenco de cristal, aunque también puedes utilizar uno de plástico o una bolsa para alimentos.
  5. El último paso es dejarlo macerar en el frigorífico. ¿Cuánto tiempo? De 2 a 4 horas, dependiendo de la intensidad deseada. Para conseguir todo el sabor, puedes dejarlo reposar durante toda la noche. Recuerda removerlo cada cierto tiempo si es en trocitos o bien darle la vuelta a mitad del tiempo de marinado cuando son piezas más grandes.
  6. Una vez marinado, tendrás que elegir cómo cocinar el pollo. Nuestras sugerencias incluyen recetas de marinados para pollo a la plancha, marinados para pollo asado, marinados para pollo frito y marinados para pollo al horno. Aunque algunos quedan especialmente ricos cocinados de una forma determinada, ¡una vez marinado puedes cocinarlo como quieras!

Tipos de marinados para pollo

1.      Despierta tus sentidos: pollo marinado al curry

Si eres amante de la cocina india, ¡atrévete a marinar tu pollo con curry! Es un marinado para pollo frito o a la plancha, que se realiza salpimentando el pollo, añadiendo unas 2 cucharadas de curry (dependiendo de la cantidad de pollo) y bañándolo con aceite de oliva. ¡Así de fácil! Si troceas el pollo es ideal para hacer unas brochetas.

2.      Un viaje a oriente: marinado con salsa de soja

La salsa de soja, tan apreciada en la cocina oriental, es la protagonista de nuestro siguiente marinado de pollo a la plancha o frito. Para realizarlo utilizaremos unas 3 cucharadas de salsa de soja, 2 de zumo de limón y 1 del polvo 5 especias chinas, mezcla de especias muy popular en el gigante asiático y que podrás encontrar en cualquier supermercado.

3.      Un toque picante: pollo marinado con mostaza

Si buscas un marinado de pollo para  horno o parrilla, te proponemos éste, con el toque picante de la mostaza. Puedes utilizar 3 cucharadas de mostaza de Dijon, 2 dientes de ajo y 3 cucharadas de zumo de limón.

4.      Para los amantes del ácido: marinado de limón

De nuevo, el limón vuelve a aparecer en nuestras recetas, esta vez, como ingrediente principal del marinado. Lo puedes realizar con 3 cucharadas de aceite de oliva y el jugo de medio limón, todo bien salpimentado. Media cebolla picadita y un par de dientes de ajo le darán un toque aromático y sabroso.

5.      El lado más dulce del pollo: marinado de miel

Y por último, un original marinado recomendable para pollo al horno. El toque dulce de la miel se consigue con tan solo 1 cucharada, que mezclaremos con 2 de aceite de oliva, 1 diente de ajo picado, sal y pimienta.

Esperamos que nuestras ideas para marinado de pollo te hayan gustado y que puedas poner en práctica estos platos que, seguro, ¡sorprenderán en la mesa!

cenas saludables bajas en calorias

Cómo realizar cenas saludables bajas en calorías

Lo oímos constantemente: las cenas deben ser ligeras y bajas en calorías. El problema llega a la hora de sentarnos a la mesa. Muchas veces, por falta de tiempo, no preparamos la cena saludable y baja en calorías que teníamos pensada o incluso nos acabamos dejando llevar por un picoteo rápido de alimentos con un alto contenido calórico que no son los más adecuados para ese momento del día.

Pero hacer una cena completa y nutritiva, compatible con ciertas dietas para adelgazar, no es misión imposible. Existen multitud de alimentos bajos en calorías para cenar, que se pueden convertir en los protagonistas de unas cenas tan rápidas como saludables.

En este post te damos una serie de recetas bajas en calorías para cenas completas y rápidas, además de una serie de consejos básicos para garantizar no pasar hambre durante la noche. Aquí van nuestras 3 recomendaciones para realizar una cena adecuada:

Los aliados perfectos: verduras, proteínas e hidratos de carbono

Si buscas una cena nutricionalmente adecuada, las verduras, las proteínas y los hidratos de carbono serán tus aliados perfectos. En este plato combinado la proporción de verduras debe ser la mitad y la otra mitad repartida entre alimentos ricos en proteínas e hidratos de carbono.

Para garantizar una buena digestión, es recomendable que la verdura esté hervida, en lugar de vegetales frescos, mientras que las proteínas más aconsejables son aquellas de alto valor biológico como los huevos, el pescado o la carne, preferiblemente blanca, como el pollo y el pavo. La pechuga de pollo en lata de Casa Matachín, puede ser una buena opción para cubrir esa cantidad de proteínas, que además, es baja en grasas saturadas.

Las proteínas también se pueden conseguir con legumbres, pero estas últimas no son muy recomendables para una cena ya que son de digestión más pesada. La razón de ingerir proteínas a la hora de la cena es que nos ayudan a reparar los tejidos del organismo, sin aportar exceso de calorías. Si sigues una cena para adelgazar en tu dieta, los alimentos más habitualmente recomendados suelen ser el pollo, el pavo, el o huevo duro o la tortilla como fuente de proteína y los purés de verdura o la verdura hervida.

Dos horas entre la cena y el sueño

La clave no está solo en las calorías que vas a ingerir. El cuándo también es importante. Concretamente, para ayudar a nuestra digestión, es recomendable que pasen al menos dos horas entre la cena y la hora en la que te acuestes.

No llegar con mucho hambre a la cena

Llegar a la hora de la cena con un hambre atroz es muy habitual. ¿La causa? Probablemente te hayas saltado la merienda, lo que puede llevar a que no te sacies en la cena y necesites ingerir más calorías de las necesarias. De ahí la importancia de las meriendas.

Una cena completa y nutritiva, ¿es posible?

Como hemos visto, la mejor cena no es solo un plato de verdura hervida, una manzana o una ensalada de lechuga. Combinar las verduras con las proteínas y los hidratos de carbono nos ayudará a realizar una última comida de lo más completa.

Si optas por consumir alimentos bajos en calorías, los que se suelen incluir en una dieta blanda suelen ser una buena elección, que además nos facilitará la digestión y nos evitará dolores de barriga nocturnos. A continuación, os proponemos una serie de recetas bajas en calorías, para cocinar preferiblemente a la plancha o al horno.

Ahora te toca a ti aplicar estas recomendaciones, esperamos que te sirvan 🙂

importancia proteínas crecimiento

El impacto de las proteínas en el crecimiento de los niños

¿Cómo contribuyen las proteínas para que los niños crezcan fuertes y sanos? Estos nutrientes compuestos por aminoácidos, imprescindibles en la alimentación adulta, lo son todavía más en la de los más pequeños, en etapa de crecimiento. La razón es que las proteínas construyen tejidos y órganos por lo que en un cuerpo en constante cambio las proteínas se convierten en una especie de “ladrillos para el cuerpo”.

Durante los primeros seis meses de vida, los bebés obtienen de la leche materna todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. En su defecto, el bebé puede tomar fórmulas para lactantes.

En el transcurso segundo semestre de vida comienza el conocido como “periodo transicional”, con un inicio progresivo de la alimentación complementaria en la que se van introduciendo otros alimentos distintos como las papillas y posteriormente los purés de verdura y carne, como el pollo.

En el conocido como “periodo de adulto modificado” (edad preescolar y escolar hasta los 7-8 años de edad) el niño va adoptando una alimentación más parecida al adulto.

¿Para qué sirven las proteínas?

Las proteínas son constituyentes del cuerpo y participan en todos los procesos vitales. De hecho, después del agua, estos nutrientes representan la mayor proporción de los tejidos corporales. Un consumo adecuado, combinado con una dieta equilibrada en el niño, contribuirá al fortalecimiento muscular, a la estatura y al correcto desarrollo del menor. Tal y como explica la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), las proteínas constituyen la base para:

  • Construir los tejidos del cuerpo (músculos, sangre, piel, huesos), especialmente en los periodos de crecimiento
  • Reparar los tejidos del cuerpo durante toda la vida
  • Forman parte del sistema inmunológico
  • Asegurar el buen funcionamiento del organismo ya que forman parte de muchas hormonas
  • Proporcionar energía (1g. de proteínas aporta 4 kcal.)

Ni en la alimentación del bebé o niño, ni en la edad adulta, las proteínas pueden ser sustituidas por grasas y carbohidratos ya que estos nutrientes no contienen nitrógeno.  Las necesidades de proteína al día son de 0,8- 1g por kilo de peso y dia en función de la actividad física realizada.

Explicación del consumo de proteínas para niños

¿De dónde podemos obtener las proteínas para la alimentación de los más pequeños de la casa?

Al igual que en la dieta adulta, las proteínas se pueden obtener de dos orígenes diferentes: animal y vegetal. Las proteínas de origen animal (como la carne, pescado, leche y huevos) son las que se conocen como de alto valor biológico, es decir, contienen los 9 aminoácidos esenciales. Entre los alimentos ricos en proteínas y muy habituales en la alimentación infantil destacan los huevos, las carnes la pechuga de pollo o de pavo y el pescado.

Por otro lado, las proteínas también se pueden obtener de los alimentos de origen vegetal (legumbres, cereales y frutos secos). Se denominan de bajo valor biológico, puesto que carecen de algún aminoácido esencial. De todas formas, son también importantes en la alimentación infantil y pueden suponer un alimento proteico completo cuando se conjugan legumbres y cereales (por ejemplo, las legumbres con el arroz) o bien se mezclan con otras proteínas de origen animal.

importancia merienda

La importancia de las meriendas y su aporte de proteínas

Desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Estas son las 5 comidas recomendadas para mantener una dieta equilibrada. Pero es cierto que muchas veces la merienda es la gran olvidada: nos la solemos saltar muchas veces por falta de tiempo o bien porque no sabemos identificar esa ligera sensación de hambre. El resultado: o cenamos en exceso o picamos de más a deshora, justo antes de la cena.

Para equilibrar tu dieta, la merienda es muy importante para mantener el índice de glucemia en sangre. Si mantenemos los niveles de glucosa en sangre, podemos controlar mejor las excesivas ganas de comer a la hora de cenar y la tentación del picoteo.

Lo ideal es no superar las 3 horas desde la última ingesta de alimentos, por ejemplo, la merienda antes de que pasen 3 horas de la comida y la cena antes de que pasen 3 horas de la merienda.

Ideas de meriendas sanas y ricas en proteínas

Pero, ¿qué merendamos? Podemos optar por una merienda saludable combinando un poco de fruta con una tostada y alimentos que nos aporten proteínas sin demasiadas grasas.

Las proteínas cobran especial importancia en las meriendas de las personas que hacen deporte, niños y adolescentes por la etapa de crecimiento en la que se encuentran, personas mayores…  Y es que, las proteínas son muy importantes para nuestro organismo ya que  son necesarias para el crecimiento y el desarrollo corporal, para la reparación del cuerpo y reemplazo de tejidos, para el metabolismo y como constituyentes de ciertas hormonas como la insulina.

Ideas de meriendas sanas y ricas en proteínas

Los alimentos con proteínas son una buena idea para saciar el apetito, evitar comer entre horas y llegar con el apetito adecuado a la cena. El clásico bocadillo de jamón no es la única opción a la hora de tomar una merienda saludable, ¡aquí van algunas ideas!

Sándwich de pollo

Una carne de pollo rica en proteínas y baja en grasas saturadas es ideal para un sándwich en la merienda. Puedes combinar nuestro pollo en lata Casa Matachín con lechuga, queso y tomate para un bocadillo completo.

Tostada con aceite de oliva y pavo

Junto con la carne de pollo, la pechuga de pavo es una de las carnes más recomendables, ya que aporta una cantidad de proteínas alta y un bajo porcentaje de grasas.

Huevo duro

Muy recomendado para deportistas, cada huevo contiene unos 12 o 13 gramos de proteína por cada 100.

Yogur natural con frutos secos

Los frutos secos como los anacardos, almendras, nueces y sobre todo los cacahuetes son una fuente de proteínas. Combínalos con un yogur natural sin azúcar para una merienda de lo más completa.

Esperamos que con estas ideas puedas mejorar tu dieta, como ves es más fácil de lo que parece 🙂

ensaladas verano fáciles

12 ensaladas de verano fáciles y rápidas que te encantarán

El verano ya está aquí, el calor empieza a apretar e inevitablemente, los platos de cuchara dan paso a las refrescantes ensaladas. Perfectas para comer en casa como primer plato o plato único o bien para llevar cómodamente al trabajo, a la piscina o a la playa.

Hay mil formas de ser original cuando de ensaladas se trata así que en este post no nos limitamos a las recetas con lechuga sino que os traemos una variedad de 12 propuestas en las que incluimos ensaladas de verano con frutas, arroz, legumbres o patatas. ¡Buen provecho!

Ensaladas completas para el verano

  1. Ensalada César con pollo

Comenzamos con un clásico, la ensalada César, que es probablemente la más popular de la lista. Pero como nos parece  perfecta para el verano, no hemos podido evitar incluirla. Para prepararla utilizaremos lechuga romana, picatostes de pan, pechuga de pollo, sal y, ¡lo más importante!, la salsa César que aunque puedes hacerla tú mismo, también puedes comprarla para elaborar una ensalada exprés y que resista mejor al calor.

  1. Ensalada Waldorf

Hace ya más de dos siglos que se inventó esta ensalada en el Hotel Waldorf de Nueva York. Su éxito ha sobrevivido al paso de los años y ha traspasado fronteras por la acertada combinación de sus ingredientes. Prepárala con lechuga, manzana, apio y nueces. Puedes añadirle mayonesa y un par de cucharaditas de zumo de limón para completar su aliño.

  1. Ensalada murciana

Pero lo cierto es que no hace falta irse hasta Nueva York para encontrar una propuesta fresquita para este verano. Si quieres variar la típica ensalada de tomate, te recomendamos la ensalada murciana, que se prepara con tomate pera en conserva, una cebolleta, huevo duros y aceitunas negras.

  1. Ensalada de patata o ‘kartoffelsalat’

Si eres fan de la gastronomía alemana, la típica ‘kartoffelsalat’ se puede convertir en tu ensalada de verano con patatas cocidas. Solo tendrás que añadirle unos pepinillos troceados, un poco de cebollino, sal, pimienta y mayonesa. ¡Perfecta si la acompañas con las deliciosas salchichas alemanas!

  1. Ensalada de pollo, aguacate y patata

Para esta propuesta nos hemos inspirado en un plato típico de la cocina peruana, la causa limeña. Esta popular receta es más elaborada pero como prometíamos ensaladas fáciles para este verano nuestra propuesta se queda con la patata hervida en trozos, el aguacate y el pollo desmenuzado, del que va a menudo rellena esta delicia. Puedes utilizar el pollo en lata de Casa Matachín para hacer esta ensalada en un santiamén. Báñala con un buen aliño de aceite de oliva virgen extra  y, ¡a disfrutar!

  1. Ensalada de arroz

¿Y por qué no utilizar uno de los cereales básicos en nuestra dieta? ¡La ensalada de arroz triunfa en verano! Se suele preparar con maíz, tomate, aceitunas verdes, zanahoria y jamón cocido cortado en taquitos. Aunque puedes dejar volar tu imaginación porque esta ensalada de verano con arroz queda bien con casi todo.

Ensaladas de verano con legumbres

  1. Ensalada de garbanzos

La ensalada de verano de garbanzos es una idea fenomenal para consumir estas legumbres en una época en la que los platos calientes no son lo más apetecible. Los garbanzos cocidos son muy versátiles, por lo que podrás ponerles casi todo lo que quieras. En cualquier caso, te recomendamos prepararla con pimiento rojo, verde y cebolla, en crudo, tomate y atún.

  1. Ensalada de alubias

Para incorporar las alubias a nuestra dieta de verano podemos preparar un empedrat, uno de los platos más típicos de la cocina catalana y que tiene como base estas legumbres. A las alubias blancas se suma el bacalao, el huevo duro, el tomate, la cebolleta y el pimiento verde.

  1. Ensalada de verano con lentejas y naranja

Una de las ensaladas de verano con lentejas que se está dejando ver en restaurantes últimamente incluye naranja. Una mezcla digna que probar que puedes servir con cebolla, una vinagreta, menta y naranja sobre las lentejas para dar color y refrescar todavía más el plato.

Ensaladas de verano con pasta

  1. Ensalada Caprese de pasta

¿Qué tal una original ensalada Caprese de pasta? Para elaborarla solo tenemos que tomar sus ingredientes de referencia, tomate y queso mozzarella, y darle un poco más de sabor con albahaca, aceite de oliva virgen, sal y pimienta. ¡Una propuesta de lo más mediterránea!

  1. Ensalada de pasta con pollo

Para la ensalada de pasta y de pollo los macarrones o las espirales son ideales. Puedes añadirle tomate fresco, maíz y aceitunas, que también puedes sustituir por piña para darle un toque más original. Si quieres que tu receta sea extra rápida, puedes utilizar la pechuga de pollo en aceite de Casa Matachín para tener tu comida hecha en un abrir y cerrar de ojos.

  1. Ensalada griega de pasta

¿Y si convertimos la típica ensalada griega en un plato ligero de pasta? Para ello, solo tenemos que añadir tomate, pepino, pimiento verde, cebolla, olivas negras, aceite, sal, orégano y, por supuesto, queso feta.

¡Y hasta aquí nuestras ensaladas completas de verano! Y tú, ¿con cuál te quedas?

importancia proteinas deporte

Proteínas en el deporte y su importancia nutricional en el entrenamiento

Habitualmente oímos hablar de la importancia de las proteínas en el deporte y en especial en deportes de resistencia. Pero, ¿por qué las proteínas y la actividad física están tan ligadas?

Vamos a dedicar este post a la nutrición deportiva y a las proteínas, teniendo en cuenta que su consumo es también importante para personas que no practican deporte habitualmente, puesto que son el principal componente estructural de las células y tejidos.

Lo cierto es que durante el ejercicio físico nuestro organismo consume mayoritariamente  carbohidratos y grasas, pero la ingesta de proteínas es fundamental en el mantenimiento de la masa muscular. De hecho, las proteínas son necesarias para el crecimiento y el desarrollo corporal, para la reparación del cuerpo y reemplazo de tejidos, para el metabolismo y como constituyente de ciertas hormonas como la insulina.

Importancia de las proteínas en el deporte

Las proteínas son moléculas formadas por aminoácidos. Aparte del agua, las proteínas constituyen la mayor porción de sustancia de los músculos y órganos. Las proteínas son sustancias nitrogenadas que tienen un papel clave tanto en el crecimiento como en la reparación de los tejidos corporales. De ahí radica que sean fundamentales para la alimentación y la importancia de las proteínas en el deporte.

La principal fuente de energía para el organismo  son los carbohidratos y las grasas.  Si bien, Aunque no es lo habitual, las proteínas también pueden ser utilizadas como combustible en casos extremos en los que los carbohidratos y la grasa en la dieta no son suficientes. Por este motivo es tan importante consumir una dieta variada que garantice el aporte de todos los macronutrientes. El aporte calórico diario en nuestra dieta debe provenir en un 55% de los hidratos de carbono, un 10-15% de las proteínas y el resto en forma de grasas

Proteínas en la actividad física y cómo consumirlas

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ingesta diaria de proteínas recomendada es del 10% al 15%. Por otro lado, según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) el consumo recomendado en gramos al día por peso corporal es de 0,8 gr por kg de peso para las mujeres y de 0,85 gr por kg para los hombres.

¿Por qué habitualmente los deportistas toman más proteínas? En la nutrición deportiva se recomienda consumir una cantidad superior de proteínas  sobre todo cuando se practican deportes de alta intensidad (fuerza o resistencia) o  a nivel profesional. Así, el consumo de proteínas recomendado para deportistas es superior, con horquillas que van entre 1,2-1,5 gr/kg en deportes de resistencia a 1,5-2,0 gr/kg de los deportes de fuerza.

Falta de proteínas en deportistas

Cuando el  consumo de proteínas no es el adecuado  en personas que practican deporte, puede verse afectada su capacidad de resistencia corporal y mental, producirse un cierto desgaste muscular y/o  verse ralentizado su metabolismo.

Por eso recomendamos el consumo adecuado de proteínas en toda la población, especialmente en los más deportistas. Unas proteínas que se puede obtener con alimentos que contengan proteínas de alto valor biológico como los huevos o las carnes blancas como el pollo y el pavo que además son bajas en grasas.

sin gluten

Lista de los mejores productos sin gluten

Desde Casa Matachín aumentamos cada año nuestra lista de productos sin gluten. Uno de nuestros compromisos con el consumidor es el de ofrecerle una amplia variedad de productos libres de gluten (gluten-free) garantizando todo su sabor y los máximos requisitos de calidad.

Y es que, en nuestra industria, algunos de los productos cárnicos que se elaboran  pueden contener gluten o bien trazas de este alérgeno, fruto de su proceso de elaboración o formulación. En este sentido, los productos libres de gluten se someten a un riguroso control en todo el proceso que garantiza que sean aptos para las personas celiacas.

En este post os vamos a presentar algunos de nuestros productos aptos para una  dieta sin gluten. Son solo un ejemplo de los casi más de treinta productos de los que disponemos y que puedes consultar en nuestra web:  productos sin gluten, y que también incluyen los productos  y sin lactosa.  También puedes consultarlos en nuestra sección de productos de Casa Matachín, donde aparecen identificados con el símbolo gluten free.

Aquí va una lista de 8 alimentos sin gluten de Casa Matachín, que podrás disfrutar con toda la familia:

Pechuga de pollo en lata

Todo un emblema de la marca, la conserva en lata esterilizada de pechuga de pollo forma parte de la lista de alimentos para celiacos. Podrás encontrar las distintas recetas de este producto sin aditivos, rico en proteínas y bajo en grasas saturadas:  pechuga de pollo al natural, en aceite o con escabeche.

Morcilla de arroz y pavo

¿Has probado la morcilla de pavo? En Casa Matachín ofrecemos este delicioso producto que replica la morcilla de burgos elaborada con arroz y sangre de pavo, en lugar de cerdo.  Este producto contiene menos grasas saturadas que la clásica morcilla además de no llevar gluten.

Pollo asado

El delicioso pollo asado al horno es otro de los productos que un celiaco puede consumir con todas las garantías. Se trata de un pollo nacional pasteurizado, asado en su jugo y adobado con finas hierbas. Además, tampoco contiene lactosa.

Hamburguesas de pavo con zanahoria y pavo con espinacas

Entre nuestra gama de productos disponemos de dos deliciosas hamburguesas que forman parte de esta lista. Estas originales hamburguesas adquieren un característico color gracias a su composición de pavo con zanahoria o bien con espinacas. Las hamburguesas de pavo y espinacas y las hamburguesas de pavo y zanahoria son ideales sobre todo para los niños a los que les cuesta consumir verduras.

Relleno asado de pollo sin gluten

Los rellenos asados son ideales para comidas familiares. Si uno de los comensales es intolerante o alérgico al gluten, con este producto tendrás no fallarás.  Además, tenemos distintas recetas para que puedas ofrecer  una para cada ocasión: el relleno asado de pollo con frutos secos, jamón, pavo y queso y el relleno asado de pollo, jamón de pavo y queso.

Pincho de pavo adobado

Entre nuestras recetas gluten free os proponemos también los pinchos de carne de pavo adobada con pimentón, un producto sabrosísimo con alto contenido en proteínas. Si prefieres el pollo, las brochetas de pollo adobadas y los pinchos de carne de pollo adobada al estilo andaluz son otras de las opciones que puedes consumir.

Caldo

No hay nada como disfrutar de una deliciosa taza de caldo de pollo calentito como el que hacían nuestras abuelas. Este producto está libre de gluten y de lactosa.

Alas de pollo adobadas

Y concluimos con la sugerencia de unas alitas de pollo adobadas con especias que no contienen gluten y que son ideales para los más pequeños de la casa.

¡Y hasta aquí nuestras recomendaciones para recetas gluten free! Encontrarás muchas más propuestas en nuestra lista de alimentos para celiacos y en la sección de productos, donde disponemos de una amplia gama de productos con el indicativo sin gluten.

beneficios pollo

Calidad, composición y valor nutricional de la carne de pollo

El pollo es la segunda carne más consumida en el mundo, detrás de la carne de cerdo. Por ello, vamos a destinar este post a hablar de las propiedades y del valor nutricional del pollo que, además de ser una carne adaptada para casi todos los bolsillos, posee múltiples beneficios. ¿Quieres conocerlos?

Beneficios de la carne de pollo

La carne de pollo es una de las más recomendadas por los expertos para incorporar a nuestra dieta proteínas y nutrientes de alta calidad. Además, posee un bajo contenido en grasa lo que la hace ideal para cualquier tipo de dieta.

¿Cuáles son los principales beneficios nutricionales de esta carne?

Carne baja en grasas

Sin piel, el pollo es una de las carnes con menos contenido en grasa, sobre todo en la parte de la pechuga, con una proporción de aproximadamente un 2% de grasa. Por ello, en especial la parte magra, es un alimento a menudo recomendado en las dietas de adelgazamiento.

Rico en proteínas

El pollo aporta proteínas de alto valor biológico, es decir, las que contienen los 9 aminoácidos esenciales y que se encuentran en alimentos de origen animal.

Vitaminas y minerales

La carne de pollo aporta vitaminas principalmente del complejo B, destacando la Niacina o vitamina B3 que es fundamental para el metabolismo de las grasas y azúcares en el cuerpo, así como para mantener las células saludables. También contiene minerales como el magnesio, potasio, fósforo y zinc. Además, su contenido en colesterol es bajo, a excepción de la piel.

Valor nutricional del pollo

El pollo tiene un valor calórico de 145 kilocalorías por una porción comestible de 100 gramos (con piel).

Tal y como desglosa la Fundación Española de Nutrición  y Fedecarne en su guía nutricional de la carne, en 100 gramos de pollo el  70,3% es agua, el  9,7%son  lípidos o grasas y el  20% proteínas. Por ello, las proteínas, sin contar el agua es el macronutriente más destacado en la composición nutricional del pollo.

Una de las ventajas de la carne de pollo es que la grasa es muy visible, por ello, si se retiran partes como la piel, el valor calórico de la pieza será menor. El pollo tiene también un contenido destacable en fósforo (mineral presente en huesos y dientes), selenio (con acción antioxidante) y contiene vitaminas como la B3 y la vitamina B6.

Propiedades de la pechuga de pollo

En la carne de pollo las propiedades nutricionales de las pechugas son de las más valoradas. Al tratarse de una de las zonas más magras, aporta bajas concentraciones de grasa (aproximadamente un 2 % de su composición es grasa). Gran parte del valor de la pechuga de pollo viene también dado por su contenido en proteínas elevado, que asciende hasta los 21,8 gramos para una pieza de 100 gramos.

Características de la carne de pollo

Para concluir, os recordamos que las características de esta carne de ave dependen de las diferentes partes del pollo. Como hemos comentado, la pechuga de pollo es una de las partes con menor contenido en grasas, por lo que el valor promedio de grasas en el pollo, es mayor y mucho más elevado en el caso de la piel.

Por eso, puedes escoger la mejor pieza para tu dieta o bien disfrutar de los beneficios del pollo entero: fácil de digerir y tan versátil en la cocina.

proteinas desayuno

La importancia de incluir proteínas en el desayuno

¿Cómo empezar el día con buen pie? Desde luego, un buen desayuno ayudará. Un desayuno equilibrado en el que no deberían faltar ninguno de los 3 macronutrientes fundamentales: hidratos de carbono, lípidos o grasas y, sobre todo: ¡proteínas!

A pesar de estas recomendaciones, en muchas ocasiones un café o zumo y un par de galletas es una forma muy habitual de comenzar el día. Sin embargo, el desayuno es una de las comidas más importantes del día. Incluso el refranero popular lo avala: “Desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo”.

Cabe recordar que la necesidad de desayunar es sobre todo crucial en los niños y en los jóvenes, aunque los adultos tampoco se libran de las consecuencias de no desayunar. Las principales son la fatiga física y mental y el letargo en metabolismo, es decir, el organismo intenta gastar el mínimo de energía y reduce la cantidad de calorías quemadas por día.

El desayuno debe ser adecuado en función de:

  • LA EDAD, en las distintas etapas de la vida de una persona sus requerimientos varían
  • El SEXO, las necesidades nutricionales de la mujer son menores que las del hombre
  • LA ACTIVIDAD FÍSICA
  • SITUACIONES FISIOLÓGICAS ESPECIALES, como embarazo, lactancia o enfermedad

¿Qué alimentos debe incluir el desayuno ideal?

  • Fruta: cruda, en compota o en zumo, es un ingrediente esencial del desayuno. Te aporta vitaminas, sales minerales, agua, hidratos de carbono de fácil asimilación y, si la tomas entera, también fibra alimentaria
  • Lácteos: leche, yogures, queso, tú eliges. Son fuente importante de calcio y proteínas de alta calidad.
  • Hidratos de carbono: pan, tostadas, cereales del desayuno. Por su alto contenido de hidratos de carbono de lenta asimilación, te proporcionan la energía necesaria para estar en forma toda la mañana y, en el caso de los integrales, contienen también fibra alimentaria que te ayuda a limpiar el organismo.
  • Proteínas: huevos, pollo, atún, embutidos, fiambres… Además de proteína de alta calidad, ayuda a mantener los niveles de saciedad y en el caso de la pechuga aporta minerales, y vitaminas del grupo B.

alimentos desayuno ideal

El aporte de proteínas en el desayuno puedes hacerlo con alimentos como el pavo y el pollo.  De nuestra gama de productos recomendamos en especial la pechuga de pollo al natural Casa Matachín, que conserva todo el sabor en un producto sin aditivos, rico en proteínas y bajo en grasas saturadas. También podrás obtener las proteínas de alimentos como el huevo, el queso o el atún.

Pero, ¿por qué son importantes las proteínas?

Beneficios de desayunar bien e incluir proteínas en el desayuno

Momento del día perfecto para obtener energía

Cuando nos levantamos, los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre, son muy bajos.  Has estado sin comer durante 6-8 horas. El desayuno te ayuda a reponer los niveles de glucosa y el primero en alimentarse es el cerebro, por eso es tan importante desayunar bien, para garantizar una buena concentración.

El consumo de proteínas en el desayuno, nos aportarán los aminoácidos esenciales necesarios para que nuestro organismo realice numerosas funciones de creación o reparación de tejidos, síntesis de hormonas, etc.

Control del apetito

Y es que, las hormonas se sintetizan durante el día por lo que incluir proteínas en el desayuno ayuda a que a lo largo de la jornada se conviertan en energía, lo que permite reducir, además de la sensación de cansancio físico y mental, el apetito. Aproximadamente el desayuno debe aportar un 25 % de las necesidades diarias de energía y tomarlo de una forma adecuada nos ayudará a mantener nuestros niveles de glucosa en sangre hasta la hora de comer y evitará  la necesidad de picar entre horas. En definitiva, nos permitirá controlar el apetito.

Ayuda a reducir el cansancio físico y mental

Si hemos tomado un buen desayuno, tendremos una cantidad adecuada disponible de glucosa y el cerebro no necesitará activar sistemas de emergencia para obtener esta energía.

Un desayuno variado

Como hemos citado, son muchos los alimentos que pueden aportar proteínas a tu dieta. En tu desayuno podrás disfrutar de los beneficios del pollo, pero también del huevo o el yogur. Dando lugar a una variedad inmensa de platos para este momento crucial del día. Y tú, ¿cómo los combinas?

diferentes carnes

Diferentes tipos de carnes de ave

En esta ocasión dedicamos nuestro post al pollo, una carne que es muy habitual en los hogares españoles y que forma parte de las recetas de platos en todo el mundo. En concreto, nos detendremos en los tipos de carne de esta ave gallinácea de cría, macho o hembra, que se sacrifica cuando ya alcanza un peso que puede llegar hasta los 3,5 kilos.

El consumo de pollo ha estado presente en las diferentes etapas de la historia. En la Edad Media era digno de los mejores banquetes y hasta después de la segunda mitad del siglo pasado el consumo de pollo todavía era un lujo. Hoy, debido a la cría intensiva en las granjas, su precio es mucho más económico que antaño y forma parte de la dieta de la mayoría de las familias.

El pollo es una carne blanca, que se caracteriza por su bajo contenido en grasas y por ser ricas en proteínas de alto valor biológico.

Diferentes tipos de ave según el tiempo de crianza:

Dependiendo del tiempo de crianza diferenciamos  dos tipos de pollos: pollo broiler y el pollo de crecimiento lento.

  • Pollo Broiler. Se trata del tipo de pollo más consumido. Se alimenta de pienso y crece en poco tiempo en las granjas avícolas (42 días) hasta llegar a un peso aproximado de 2.8 kg.
  • Pollos de crecimiento lento. La cría de este pollo sigue una normativa específica. Su crecimiento es más lento (56 días mínimo en granja) por lo que suelen ser más pequeños (2,6kg).  La carne de estos pollos es más sabrosa y las características de su cría hacen que su precio sea más elevado que el de granja. Su alimentación es 100% vegetal con un 65% de cereales. En Casa Matachín trabajamos este tipo de pollo bajo nuestra marca propia Pollo de Aldea.

El capón y la pularda

El sexo del ejemplar también puede determinar las características de la carne de pollo, como en el caso del capón (macho) y de la pularda (hembra), ambos castrados y sobrealimentados. El resultado es una carne muy tierna y sabrosa. En los dos casos es un plato típico, habitualmente relleno, en época navideña.

  • Capón: Pollo macho castrado y sacrificado a una edad mínima de 140 días que debe pasar un periodo mínimo de engorde 77 días una vez castrados. Su carne tiene una grasa entreverada lo que le da una ternura, sabor y aroma característicos.
  • Pularda: Ejemplar de hembra joven castrada, que se cría para uso gastronómico y con técnicas de engorde para obtener una carne rica en grasa infiltrada, firme, sabrosa y tierna, que destaca en la alta cocina. El proceso de engorde es lento y puede variar entre 5 y 8 meses, cuando es sacrificada.

El pollo picantón

El pollo picantón (el más pequeño) / Coquelet son sacrificados a una edad más temprana que el pollo convencional.

  • Pollo picantón (o Coquelet en Francia): Es el pollo, macho o hembra de raza o estirpe, de crecimiento lento y criado hasta un máximo de 35 días de edad, por lo que suele pesar menos de medio kilo. Destaca por su carne tierna y su sabor suave y debido a su pequeño tamaño se suele consumir como plato único.

El pollo, un habitual en la mesa

La popularidad del pollo se debe en gran medida a que es una carne saludable, de fácil digestión y muy versátil en la cocina. Esta versatilidad da lugar a una amplia gama de recetas de pollo fáciles y rápidas, así como otras más elaboradas, a base de recetas tradicionales que gustan a casi todos los comensales.

Su carne también se utiliza para elaborar caldos, aunque para este plato la más indicada es la de gallina. Es decir, la carne del ejemplar de hembra adulta que se sacrifica una vez ha agotado su capacidad para poner huevos. El sabor de esta carne de gallina es más intenso que la del pollo, de ahí que se utilice habitualmente como ingrediente para elaborar sopas.

Y con la gallina acabamos nuestro repaso a los tipos de carne de ave, una de las más populares tanto en nuestra mesa como en la selección de productos de Casa Matachín.