comer pollo

Cinco beneficios de comer carne de pollo

Pocos alimentos hay tan versátiles y ricos como la carne de pollo. Se puede cocinar de infinidad de maneras y resulta apetecible en cualquier momento del año.

Pero sus cualidades no solo son culinarias; además, es una de las carnes más saludables, por lo que estará presente en una buena alimentación. Es interesante que leas este artículo sobre las partes del pollo que te ayudará a tener más información

Si quieres conocer algunas de sus propiedades, este post te hará un recorrido por las más destacadas.

Bajo contenido en grasas

El pollo es una carne magra que apenas contiene grasa y, además, se concentra en lugares fácilmente identificables. En especial, la piel es el tejido donde más se acumula. Por el contrario, el muslo y la pechuga son las dos piezas con menos lípidos, destacando esta última con solo 60 miligramos de grasa por cada 1 gramo de carne.

Además, contiene menos grasas saturadas que la carne roja y la mayoría de éstas se concentran, de nuevo, en la piel. Por ello, es recomendable retirarla si se quiere evitar su consumo.

Se trata, pues, de una gran aliada para las dietas que exigen bajo contenido en grasas. Si estás pensando en comenzar un régimen de este tipo, ¡recuerda que, además, el pollo está buenísimo!.

Proteínas y aminoácidos en abundancia

Con 20 gramos de proteína por cada 100 gramos de carne, el pollo aporta una destacable cantidad y resulta perfecto para los más pequeños, ayudándoles en su crecimiento, o si quieres ganar músculo.

Además, contiene de promedio el 40% de los aminoácidos esenciales (los que nuestro organismo no sintetiza y debemos aportar con la dieta), como por ejemplo el triptófano, fundamental para regular los niveles de serotonina en el cerebro.

Rica en minerales, vitaminas y baja en colesterol

Vitaminas como la A, la B6, la B12 la niacina, la tiamina o la rivoflabina, o minerales como el hierro, el zinc, el magnesio, el potasio o el fósforo están presentes en esta deliciosa carne. También es baja en sodio, por lo que la pueden consumir aquellos que sufren de hipertensión.

Por si fuera poco, su contenido en colesterol es bajo (salvo en la piel), menor que en otras carnes.

Es muy fácil de digerir

¡Hay que ver lo buenas que están algunas recetas pero luego lo que cuesta hacer la digestión! Sin embargo, la carne de pollo es muy fácil de digerir mientras sigue siendo una de las comidas más sabrosas. Esto se debe, principalmente, a que no contiene tantas purinas como otras carnes

Por ello, es recomendable para personas con afecciones gástricas, convalecientes o bebés.

¡Está riquísimo!

Y es que, además de ser muy saludable gracias a sus propiedades, la carne de pollo destaca por su sabor, versatilidad y textura en el universo culinario. Existen infinidad de recetas y preparaciones distintas: asado, en escabeche, frito… todas deliciosas y en esencia muy saludables.

Si este artículo te ha abierto el apetito y quieres degustar esta sabrosa carne, desde Casa Matachín te recomendamos nuestra pechuga de pollo en aceite, ideal para ensaladas, tortillas o para darle un toque a un buen plato de pasta o el riquísimo pollo asado al horno en su jugo y con finas hierbas.

¡Buen provecho!.

espinacas

Cómo cuidarse en otoño a través de la alimentación

El otoño ya está aquí y ha venido para quedarse (al menos, hasta que llegue el invierno). Atrás queda el calorcito y la luz veraniega, aunque todavía podamos salir a la calle sin el abrigo. Pero, en resumidas cuenta, cambiamos de estación y el cuerpo debe adaptarse a este nuevo entorno, más frío, pero que también tiene sus cosas buenas, como bonitos paisajes o la llegada de algunos alimentos de temporada que están buenísimos.

Venimos de pasar un caluroso verano, una estación en la que es habitual comer productos ligeros y en la que también es común la ingesta de vegetales crudos, como ensaladas, y otras preparaciones bajas en calorías que nos refrescan, como el gazpacho (aunque, de vez en cuando, también se cometen excesos gastronómicos durante las vacaciones).

Ahora llega el tiempo de otros alimentos y recetas que se adapten a una temperatura más baja, al regreso de la lluvia y a menos horas de luz solar. Es una época más exigente en lo que se refiere al físico, ya que, además, es muy habitual el regreso al trabajo.

Por ello, es muy recomendable cuidarse para la “vuelta al cole”. Y no, aunque pueda parecer una estación triste y en la que se acaba lo bueno, el otoño ofrece un montón de posibilidades para disfrutarlo, ¡especialmente a través del estómago!.

Alimentos para el otoño

Con la llegada del frío, seguro que te apetecerá un buen caldo o una sopa que te hidrate, reconforte y haga entrar en calor. Además, su ingesta te ayudará a cuidar la piel, puesto que al tomar menos líquidos que durante el verano, el cutis se resiente al tener menos hidratación.

Un buen caldo de pollo te hará disfrutar con su sabor, recuperarás esa sensación tan agradable de calidez al beberlo y cuidará de tu piel. Este plato es también rico en minerales como el magnesio y el fósforo, a la vez que es muy fácil de digerir.

Por si fuera poco, el pollo es fuente de triptófano, un aminoácido que propicia el aumento de la serotonina, por lo que hará que tengamos mejor humor a pesar de que los días parezcan más tristes.

Las espinacas estarán de temporada durante el otoño y no deberás pasar sin probarlas. Esta verdura aporta minerales como el calcio, el hierro, el potasio, el magnesio, el sodio y el fósforo.

Se trata de un alimento que admite muchas preparaciones y combinaciones con otros ingredientes: al horno como lasaña, mezclada con carnes, cocida con un poquito de puré de patatas y piñones e incluso con hamburguesas de pollo con espinacas o pavo.

Precisamente, los piñones son frutos, como la nuez o la castaña. Estos dos últimos encuentran su temporada en otoño y su consumo reportará algunos beneficios. Así, la ingesta de castañas y nueces incluye minerales como el fósforo, buenas dosis de ácidos grasos, hidratos de carbono y proteínas y también vitaminas como el ácido fólico.

Pero aún hay más: el otoño es temporada de setas, de la calabaza, la col y de la acelga, o de frutas como la mandarina, la uva, el membrillo, la manzana, la pera o el caqui. Una variedad gastronómica para disfrutar y afrontar el nuevo tiempo con fuerzas y energía.

¡Feliz otoño!

razones pavo dieta

¿Por qué es recomendable incluir el pavo en tu dieta?

El pavo es un alimento que todos conocemos, especialmente por la Navidad y otras fechas señaladas. Aunque en España la tradición de comer este ave en celebraciones no esté tan arraigada como en otros países como Estados Unidos, es fácil recordar películas de Hollywood en las que los protagonistas consumen suculentos pavos asados para el Día de Acción de Gracias o Nochebuena.

Pero no sería justo recordar esta carne blanca magra solo por sus estelares apariciones en la gran pantalla. Su sabor es razón suficiente para acercarse a la gastronomía que gira a su alrededor. Además, cabe destacar que comer pavo es un hábito que encaja a la perfección en una alimentación saludable y una dieta equilibrada por sus propiedades.

Aquí te mostramos algunas de ellas:

Bajo en calorías y grasas, pero rico en sabor y proteínas

La carne de pavo tiene un aporte calórico bajo, tan solo 130 calorías por cada 100 gramos. Tampoco aporta apenas grasas, llegando a estar incluso por debajo del pollo. Además, y como también sucede con esta otra ave, la grasa se concentra especialmente en la piel, que se puede retirar con facilidad. Por ello, es un alimento indicado para dietas que tienen como objetivo perder peso.

Otra de sus cualidades es la riqueza en proteínas. La pechuga es la pieza más pura, con unos 24 gramos de proteína por cada 100 gramos de carne. Con estas cifras, el pavo se coloca en primer lugar en lo que se refiere a aporte proteico, por delante de otras carnes como el atún o el pollo.

Fuente de vitaminas y minerales

Las vitaminas del grupo B, como el ácido fólico, la B1, la B3, la B6, la B6, la B12 o la biotina están presentes en el pavo. También, minerales como el zinc, el fósforo, el potasio, el magnesio y el hierro. Precisamente, gracias a su contenido en hierro, es recomendable su ingesta en personas que padecen anemia.

Su contenido en colesterol, por otro lado, es de los más bajos con unos 45 miligramos por cada 100 gramos de carne. También está indicado en personas con el ácido úrico alto.

Una de las carnes más beneficiosas para la salud

Las propiedades del pavo se traducen en numerosos beneficios para la salud. Así, el consumo de esta carne ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, puesto que es rica en ácidos grasos, y a mantener sano el sistema nervioso. También favorece la hidratación, por lo que la salud de la piel lo agradecerá, y ayuda a prevenir el envejecimiento celular.

Pero si aún dudas que esta carne merezca formar parte de una alimentación sana, todavía hay más, porque estimula el sistema inmunológico y supone una ayuda para el mantenimiento de los huesos, los músculos, las uñas y el pelo.

Una magnífica forma de acercarse a esta carne es a través de las hamburguesas de pollo y pavo. A la sartén o a la barbacoa, ¡estas hamburguesas están deliciosas!.

comidas benefician piel

¿Qué alimentos son buenos para la piel?

Independientemente de la época del año, nuestra piel está constantemente expuesta a las condiciones climáticas y a otros agentes externos como la polución.

La piel sufre especialmente en invierno y verano debido a las temperaturas extremas como el frío, la lluvia, viento, intenso calor…

Sin embargo, es en verano cuando sufre más porque está expuesta directamente a los rayos del sol.

Además no llevamos la suficiente ropa que cubra todas las partes de nuestro cuerpo por lo que la exposición es más directa e incisiva.

Por eso, en verano hay que ponerse mucha crema solar del máximo factor, tanto si vamos a la playa como si andamos por la ciudad, además hay que taparse con ropa, gafas de sol y gorra.

A continuación te vamos a explicar cómo cuidar la piel para que esté sana, hidratada y reluciente a través de la alimentación.

Alimentos para mantener la piel cuidada en verano

La alimentación juega un papel muy importante en el cuidado de la piel, de hecho son los cimientos. Estar sanos por dentro para que se note por fuera.

El agua es igual de importante, sobre todo en verano que por culpa del calor se pierde una mayor cantidad a través de la sudoración.

Los siguientes alimentos nos aportan nutrientes necesarios para mantener la piel saludable y con el mejor aspecto posible.

Cítricos grandes proveedores de vitamina C

Las naranjas, mandarinas, limones, pomelos…son frutas que aportan una gran cantidad de vitamina C.

Lo bueno de ellas es que al tener vitamina C, qué es un potente antioxidante, interviene en la formación de colágeno. Esta proteína es la encargada de que nuestra piel tenga buena elasticidad y sea firme.

Las carnes

La proteína es básica en nuestra pirámide alimentaría, sin ella no podrías vivir de forma saludable.

Nos ayuda a tener una buena masa muscular, hace que la hemoglobina transporte correctamente el oxígeno por todo el cuerpo… Realiza muchas funciones en nuestro organismo, por eso tienen que estar presentes en nuestra dieta.

Sin embargo… ¿por qué beneficia a la piel? Al aportar proteína evita la pérdida del tono muscular, además nos da otra serie de vitaminas como la de B6 o selenio para frena el envejecimiento.

Hay que comer comidas que nos aporte muchas proteínas como la hamburguesa de Pollo y Pavo con los que obtenemos altos niveles.

Aceite de oliva, nueces y almendras

Comerlos permite que tengamos más vitamina E en nuestro organismo, de hecho sus beneficios en nuestra piel son más que notables.

Actúa como antioxidante protegiendo a las células de ciertos compuestos tóxicos evitando que los tejidos del cuerpo se vayan desgastando con el paso del tiempo.

Hace que tengamos más lustre, brillo y ayuda a reducir la aparición de granos en la cara.

Tomate natural

Es un alimento rico en vitamina A y C, además de otros minerales como hierro, calcio, potasio entre otros.

Al tener una gran concentración en licopeno es un perfecto antioxidante, evita que se destruyan las células. Y prevenir el envejecimiento.

Comer tomate nos ayuda a conseguir una piel más luminosa, con un mejor tono y brillo.

Cuida tu piel, cuida tu dieta.

comidas españolas tipicas

Comidas españolas típicas del verano

En verano solemos tener más tiempo libre para hacer aquello que más nos gusta.

Muchas empresas llevan un horario de verano (trabajar hasta las 15 h) por lo que sus trabajadores tienen la tarde libre o están de vacaciones por lo que tenemos muchas horas para emplearlas como cada uno quiera.

En cuanto a comida se refiere, a veces nos gusta innovar comiendo platos de otros países y culturas diferentes a la nuestra.

Pero… ¿por qué no hacer un menú con los productos típicos de nuestro país en verano?

Además, en estos meses del año, hay productos de temporada que están muy buenos y son saludables.

Por eso en este artículo te vamos a recomendar una serie de platos españoles que incorporar al menú veraniego.

Gazpacho, el producto estrella del verano

Es una de las comidas preferidas para tomar en verano, en muchos restaurantes y casas españolas se sirve este delicioso plato tan típico de nuestro país.

¿La razón? Sus ingredientes son saludables como por ejemplo el aceite de oliva, tomates o pimiento verde.  También porque al beberlo nos alivia del calor ya que es un plato fresco y ligero. ¡Entra como el agua!

Nuestro gazpacho está pensado para que te lo lleves de excursión a la montaña ya que cabe perfectamente en la nevera, o si vas a la playa y quieres tomarte algo fresquito entre baño y baño no hay nada mejor que un gazpacho.  

La típica paella española

Aunque la solemos tomar a lo largo del año en esta época toma un especial protagonismo, de hecho es un producto típico del verano.

Seguro que has visto una paellera en más de un chiringuito, ¿verdad?

Aunque la paella original es la valencia hecha de arroz y verduras, se puede hacer de muchas maneras, según el gusto de los comensales.

Si quieres también puedes hacerla de carne, marisco… ¡Hay mucha variedad para elegir!

Es la excusa perfecta para reunirse con la familia o los amigos, suele gustar a todo el mundo

Pulpo a la gallega

Si eres de Galicia o vas a ir a veranear allí no puedes dejar de comer este delicioso plato, aunque te lo puedes encontrar en muchas otras ciudades españolas de igual calidad.

Si vas a intentarlo hacer en casa vas a tener que tener cuidado con los tiempos de cocción ya que en caso de no controlar se puede quedar blando.

Una vez que tengas dominado el tiempo de cocción puedes servirlo en una tabla de madera echándole pimentón, sal gorda, patatas cocidas y aceite de oliva.

¡Un plato para chuparse los dedos!

Ensalada Mixta para comer este verano

Las ensaladas están presentes en las mesas de muchos hogares españoles durante el verano.

Con el calor apetece tomar comida fresca y ligera, además se le puede añadir una gran variedad de productos pero manteniendo los típicos.

Por ejemplo se puede incorporar otros ingredientes como las pechugas de pollo, quedan buenísimas con este tipo de ensaladas y tendrá un toque diferente.

Melón con jamón serrano

Se puede dar el caso que durante las vacaciones no nos apetezca cocinar durante horas, por eso con un plato como es melón con jamón serrano, tendrás la comida enseguida.

Se puede hacer también jamón york, sin embargo el sabor con jamón serrano sabe mejor por el fuerte contraste de sabores.

En menos de 5 minutos tendrás un plato fresco, y bueno.

Y tú, ¿qué otros comidas españolas sueles comer durante el verano?

gazpacho

Comidas refrescantes para el verano

Con las altas temperaturas nos apetece tomar alimentos frescos que nos den una tregua por el intenso calor.

Se agradece llegar a casa sofocados por el intenso calor y tomarse algo bien fresquito, ¿verdad?

Afortunadamente en esta época del año se puede tomar una gran variedad de alimentos fríos, por lo que se puede hacer menús muy completos que nos ayuden a soportar este calor.

En este artículo hemos recopilado productos muy fresquitos para tomar durante el verano:

Gazpacho para el primero plato del menú veraniego

En temporada veraniega es bueno para hacer la digestión comer poca cantidad pero con mayor frecuencia.  Además de tomar comidas refrescantes que nos alivien del intenso calor.

Para empezar con muy buen sabor de boca se puede empezar por tomar un rico, refrescante y nutritivo gazpacho.

Es ideal para hidratarse al llegar de la playa o de la piscina, actúa también como bebida isotónica porque tiene unos altos niveles de agua y sales minerales.

Su intenso sabor suele encantar a todos los miembros de la familia, es muy bueno para tu dieta porque contiene una gran cantidad de propiedades y vitaminas que ayudan a nuestro organismo a funcionar.

Otros platos para incorporar al menú veraniego son paellas, las ensaladas de pasta, de garbanzos, variada o con pechuga de pollo.

Segundos platos del menú veraniego

En verano no puede faltar el pescado como segundo plato, hay que aprovechar los que son de temporada como el bonito.

Es un pescado azul que nos aporta mucho omega 3 perfecto para cuidarnos en esta época del año.

Tampoco hay que olvidarse de los boquerones o las sardinas que también aportan una gran cantidad de omega 3, además están buenísimos.

Si eres más de carnes puedes probar con unas deliciosas brochetas o croquetas de pollo y jamón.

De postre para el verano

Son los meses para disfrutar de los helados, el contraste con el calor y luego tomarse algo frío es una agradable sensación.

Al tener más tiempo libre también se puede optar por hacer reposterías, desde tartas heladas hasta croissants caseros.

No nos podemos olvidar de las frutas, esta temporada hay muy buenas como sandías, melones o melocotones.

Por ejemplo, da igual si es a la hora de comer, para cenar o a media tarde siempre apetece tomar una sandía. Es una fruta fresca, saludable y que nos ayuda a soportar las altas temperaturas.

Bebidas refrescantes para el verano

Nos tenemos que hidratar con mucha frecuencia para evitar los golpes de calor.

Es muy aconsejable llevar una botella de agua que esté bien fresca, aunque también podemos optar por tomar otro tipo de bebidas como la horchata o los zumos de frutas.

¡Hay infinidad de cosas para disfrutar este verano!

¿Qué menús veraniegos sueles hacer? ¿Cuál es tu plato preferido para tomar en verano? Estaremos encantados de saber tus gustos, puedes dejar un comentario abajo.

gazpacho dieta

¿Qué aporta el gazpacho a tu dieta?

No es ningún secreto que el tomate es un alimento muy sabroso, fresco y que además ayuda a nuestro cuerpo a funcionar mejor.

Se puede comer de muchas maneras: crudo con un poco de aceite y sal, asado al horno e incluso como bebida. De hecho, el gazpacho es una de las bebidas más refrescantes y que más apetece tomar en verano.

Una manera de cuidarnos es hacer deporte unas pocas horas a la semana y comer alimentos saludables, por eso el tomate es perfecto para llevar una dieta equilibrada y variada.

Si lo que estás buscando es llevar un estilo saludable de vida es recomendable  incorporar el  gazpacho en tu dieta, sobre todo en verano.

Principales propiedades del gazpacho

A nivel nutricional no pierde ninguna propiedad porque el gazpacho se hace frío y las verduras permanecen crudas.

Es decir, mantiene todas las vitaminas y minerales de las verduras y hortalizas que se han usado para su elaboración. Esto no ocurre con otros alimentos ya que durante el verano suelen perder sus propiedades.

Un vaso de gazpacho nos proporciona una gran cantidad de vitamina C, E y otros antioxidantes.  Un claro ejemplo de ello es el licopeno del tomate que ayuda a cuidarnos la piel, ideal sobre todo para esta época del año.

En verano nuestra piel está más expuesta a los rayos del sol que en el resto de estaciones, y por ende cuando más sufre sus consecuencias. Por eso, las propiedades  y vitaminas del gazpacho son tan necesarias en los meses de calor.

También nos proporciona otros minerales como el hierro, calcio, potasio o sodio. Así que después de hacer deporte al aire libre actúa como una bebida isotónica gracias a sus altos niveles de agua y de sales minerales.

Encima se suele perder una gran cantidad de agua de nuestro cuerpo debido a las altas temperaturas y a la sudoración. Necesitamos estar bebiendo continuamente líquidos para reponer esas reservas.

En definitiva, el gazpacho es un buen alimento para hidratarnos durante los meses de verano, y gracias a que es una bebida sabrosa también nos aporta una gran cantidad de minerales y beneficios.

El mejor aliado para llevar una buena dieta

El gazpacho es un alimento con alto contenido en fibra lo que favorece nuestro tránsito intestinal y ayuda a depurar el organismo.

Es más, gracias a sus niveles en fibra no nos entrarán las ganas de ir a la nevera a picotear porque es muy saciante.  ¡Es una comida que nos ayuda a llevar una buena dieta!

Por lo general, es un plato bajo en calorías lo cual es muy bueno porque en épocas con las temperaturas más altas tendemos a evitar comidas contundentes y con un gran aporte calórico que nos haga sentir incómodos y pesados.

Además es un alimento fresco por lo que no tendremos sensación de agobio ni de estar muy llenos. Y sobre todo te lo puedes tomar a cualquier hora del día, ya sea para la hora de comer o a la de cenar.

El gazpacho lo puedes hacer de forma casera o comprarlo. Desde Casa Matachín, te ofrecemos un gazpacho realizado con la receta tradicional con hortalizas frescas y apto para celíacos.

Es verano, es tiempo de gazpacho. ¡Disfrútalo!

carne barbacoa

¿Cuáles son las mejores carnes para una barbacoa?

Ahora que hace buen tiempo apetece disfrutar del aire libre acompañado de los amigos y la familia. De hecho, en esta temporada del año los planes que más se repiten son pasar el día en la piscina, irse a la playa o hacer barbacoas.

Esta última, es una de las actividades que más divierte a la gente, cocinar a la brasa reunidos con personas que quieres es una forma diferente de pasar el fin de semana.

¿Tienes pensado hacer una barbacoa?

Si llevas en mente realizarla, lo primero que tienes que hacer es organizar y planificar muy bien este plan.

Es aconsejable hacer una previsión de las personas que se van a ir, el material que se necesita para encender el fuego como el carbón, pero sobre todo… hay que elegir el tipo de carne.

Dependiendo del número de personas que vayan a ir, y de sus gustos habrá que comprar una cosa u otra. Aunque no sólo es problema de la cantidad, sino de cuál es la carne más adecuada para la barbacoa.

En las líneas de abajo te vamos a contar cuál es la mejor selección de carne para hacer una barbacoa.

Una alimentación sana también en los entrantes

Normalmente en una barbacoa, aunque depende de cada grupo, se suele empezar sacando una variedad de embutidos, morcillas o brochetas de pollo o verduras.

La fiambre cuesta muy poco prepararla, de igual manera ocurre con las morcillas o brochetas que se hacen mucho más rápido que otras carnes.

Es una manera de ir saciando el apetito mientras el resto de comida se hace lentamente en el fuego.

¡La carne de pollo es la mejor carne para hacer una barbacoa!

Después de los entrantes llega el plato fuerte… ¡una parrillada de carne!

Pero…, ¿qué carne es la mejor para hacerla? Sin duda  una de las carnes que tiene que estar sí o sí en una barbacoa es la carne de pollo.

Gusta mucho a los más pequeños de la casa, al ser una carne blanca ofrece un gran sabor, es muy tierna y además está muy buena.

Por ejemplo, si vas a hacer una barbacoa con niños se les puede dar de comer unas alitas de pollo, ¡les encanta!

Para los adultos no puede faltar uno de los platos estrella… ¡las hamburguesas de pollo!

Una carne muy sabrosa, que sacia mucho el apetito y que además su relación calidad precio es inmejorable.

Es una buena opción si no te quieres gastar mucho dinero y comer carne de calidad con un gran sabor.

Como alternativa se puede poner carne de pollo en forma de pinchos combinándolos con cebolla, pimientos verdes y rojos fritos.

También se puede hacer a la brasa salchichas de pollo que, además de estar deliciosas, son una carne con alto porcentaje de proteínas y bajo nivel de grasas saturadas. Es una manera de comer sano y disfrutar de una rica barbacoa.

Y tú, ¿qué carnes eliges? Deja un comentario 🙂

4 trucos para correr mejor

Ahora con el buen tiempo y con más horas de sol apetece salir a correr, participar en carreras, hacer deporte con los amigos… Si te estás iniciando en el mundo del running o preparando para una carrera es importante aprender a correr bien.

Se trata de hacer el menor esfuerzo posible, para ir más rápido y bajar de tiempo, pero sobre todo evitar las lesiones. Para ello existen entrenamientos específicos que ayudan a mejorar los tiempos o hacer que nuestro rendimiento sea mejor.

No sólo mejorar la técnica nos ayuda a correr mejor, hay otros factores que influyen en nuestro rendimiento deportivo tal y como vamos a explicar a continuación:

Hacer ejercicio de series y repeticiones

Para correr mejor se tiene que repetir varias veces una misma actividad o ejercicio, de esta manera potenciamos la capacidad aeróbica.

“¿Qué conseguimos con potenciarla?” Nos ayuda a conseguir más resistencia, nos cansaremos menos ya que metabolizaremos mejor el oxígeno de nuestra sangre.

Para tener más resistencia hay que hacer ejercicios cardiovasculares como nadar, correr o andar a paso ligero.

Descansar para mejorar el rendimiento deportivo

Es la parte más importante del entrenamiento, no dormir bien hará que estemos más cansados, nuestro cuerpo no reaccionará de la mejor manera a los estímulos que el cuerpo le pide.

Hay que dormir las horas recomendadas por los especialistas, entre 7 y 8 horas,además conseguir que el sueño sea de calidad.

Aunque estemos en la cama esas 8 horas, si nos despertamos varias veces a lo largo de la noche no descansaremos como es debido.

Descansar bien influye directamente en nuestro entrenamiento por las siguientes razones:

  • Los músculos se recuperan totalmente del esfuerzo físico hecho durante el día
  • Volveremos a tener energía y vitalidad que inciden en nuestro entrenamiento directamente.
  • Nos ayuda a estar más calmados y con menos estrés, despejando nuestra mente.
  • Se recupera la producción de testosterona que es básica para todos los deportistas.

Tener unos hábitos de vida saludables afecta a nuestro descanso, por eso es importante comer saludable y de forma variada, aportando a nuestro cuerpo todos los macronutrientes que necesita.

Hacer estiramientos antes y después de entrenar

Uno de los errores más graves que podemos cometer antes de empezar a correr es no estirar bien las articulaciones y músculos.

Estirar antes de hacer ejercicio hace que entremos en calor evitando sufrir lesiones o molestias a medio entrenamiento o después de haber acabado.

Pasa lo mismo con calentar antes de empezar. El calentamiento bastaría con andar rápido y trotar durante unos 10 minutos y estirar bien todo el cuerpo.

También es recomendable, que después de hacer ejercicio, estirar para que nuestros músculos recuperen su estado y se reduzca la sobrecarga muscular.

Sin duda, hacer sencillos ejercicios de estiramientos nos va a ayudar a correr mejor.

Beber agua y alimentarnos bien

Hidratarse bien bebiendo la cantidad de agua necesaria, nos vas a ayudar a correr más y mejor.

Al correr nuestro cuerpo va perdiendo agua poco a poco a través de la sudoración, esto afecta al rendimiento haciendo que no demos todo de sí.

Esta pérdida de agua, al no ser remplazada, provoca que nuestro volumen sanguíneo disminuya, con la consecuencia de que el corazón reciba menos sangre y bombee menos.

Al seguir haciendo ejercicio con un alto nivel de intensidad aumentamos las pulsaciones y por tanto la fatiga aparecerá antes haciendo que nuestro rendimiento deportivo sea menor.

¿Tienes algún consejo más para correr mejor? Déjalo en un comentario.

razones comer sano

3 grandes razones por las que comer sano

Alimentarse de forma adecuada no sólo tiene que ver con sentirnos bien físicamente y estar más delgado, sino que va mucho más allá de la estética.

Se trata de llevar una alimentación sana y equilibrada para proporcionar al organismo los nutrientes que necesita para que funcione bien y tengamos la energía suficiente.

Los médicos y expertos en nutrición aconsejan tener unos hábitos saludables, haciendo ejercicio y llevando una buena alimentación evitando comer comida poco saludable.

Estos profesionales saben cuáles son los beneficios de comer sano, y también las consecuencias negativas de no hacerlo.

Por eso, en las siguientes líneas vamos a contarte los motivos por los que debes comer sano:

Una buena alimentación: la base para tener más energía

Para que un coche funcione bien necesita un combustible de calidad, lo mismo pasa con el cerebro que necesita buenos nutrientes para que tenga energía suficiente y pueda funcionar al máximo rendimiento.

Una alimentación sana y equilibrada nos aportan todos los macronutrientes que necesitamos, pero en el caso de que no fuera así nuestro cerebro no tendría tanta energía, siendo menos productivos y rindiendo menos.

¿Alguna vez te ha pasado que no te has encontrado con las suficientes fuerzas en tu día a día? Si quieres evitar este tipo de situación hay que llevar una dieta saludable y hacer ejercicio.

Mejorar la fuerza muscular e incrementar la resistencia física hace que tengamos más energía porque ayuda a suministrar el oxígeno y nutrientes a los tejidos de todo nuestro cuerpo, haciendo que el sistema cardiovascular funcione mejor.

Otra de las ventajas de llevar una buena alimentación y hacer deporte es que nos ayuda a regular el sueño, descansaremos más y nos sentiremos mejor tanto a nivel físico como mental.

 

¡Comer bien para prevenir enfermedades!

Si en nuestro día a día tomamos alimentos pocos saludables va a causarnos daños a medio y largo plazo. Comer a menudo azúcares o grasas saturadas hace que tengamos más probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes o algún tipo de cáncer.

Una buena alimentación es el primer paso para prevenir esas enfermedades, esto combinado con hacer ejercicio de forma regular es la mejor forma de ganar en salud.

Mejora nuestro estado de ánimo

Todo lo que comemos tiene un impacto en nuestro cuerpo y cerebro, también en aquellas zonas que regulan el estado de ánimo.

De hecho, una dieta sana ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo reduciendo las probabilidades de sufrir enfermedades como la depresión o ansiedad.

Cuando nuestro cuerpo está en un estado de estrés produce una hormona llamada cortisol que es la encargada de controlar el estrés.

Niveles muy altos de cortisol pueden perjudican seriamente nuestra salud y el estado anímico.  Comer sano ayuda a moderar esos niveles de cortisol, pero en especial hay ciertos alimentos que lo reducen como son los omega 3 o el magnesio.

Además hay que llevar una dieta con alimentos que aporten proteínas, que ayuden a reponer las reservas de los lípidos y mantenga bajos los niveles de cortisol. Nuestras hamburguesas de pavo y zanahoria es un alimento que tiene un alto contenido en proteínas.

Estas son las principales razones por las que llevar una buena alimentación en nuestro día a día. ¡Es tiempo de cuidarse!