mejores alimentos primavera

Los mejores alimentos para comer en Primavera

Dejamos el intenso frío y le damos la bienvenida a la primavera, una estación en la que empieza hacer calor, apetece salir a la calle, practicar deporte al aire libre… ¡sin duda es una de las estaciones más esperadas!

Pero no sólo queremos que llegue por la buena temperatura, es una estación que da muy buenos alimentos para nuestra dieta que aportan muchos beneficios nutricionales al organismo, ¡y además están riquísimos!

Con la llegada de la primavera empieza la época donde más nos solemos cuidar, sobre todo con la dieta para estar mejor físicamente y lucir tipo en la playa o en la piscina.

Los alimentos de esta temporada son muy buenos y saludables para conseguir ese propósito.

Por eso te traemos una lista de clases de alimentos que no pueden faltar en tu casa en esta primavera:

La remolacha

Es un alimento rico en fibra, ayuda a bajar la presión arterial, reducir el riesgo de inflamación, y a prevenir y disminuir la acumulación de grasa en el hígado.

No sólo eso, sino que la remolacha contienen poderosos antioxidantes que ayudan a mantener la piel flexible y juvenil, y carotenoides que luchan contra el envejecimiento de la piel.

La remolacha nos ayuda a cuidarnos tanto por dentro como por fuera. Además la podemos tomar de muchas formas desde ensaladas hasta en una souffle de pollo con remolacha.

mejores alimentos primavera

Los espárragos

Es otro alimento que da mucho juego para comer, se puede poner en las ensaladas, comer de picoteo…hay muchas maneras de disfrutarlo.

Es bueno para mantener la salud del corazón, ya que proporciona gran cantidad de vitamina K que ayuda a evitar coágulos de sangre. Tiene antioxidantes contra el envejecimiento y vitaminas que previene el deterioro cognitivo.

Para los hombres, los espárragos son buenos aliados ya que gracias a sus propiedades les ayuda a proteger la próstata y reducir el riesgo de padecer un cáncer en esta parte del cuerpo.

Las fresas y cerezas

Ahora que llega el buen tiempo este tipo de frutas apetecen mucho.  Son una gran fuente de vitamina C, E o A que ayudan a prevenir el cáncer. Además gracias al ácido que contiene ayuda a eliminar las células muertas de la piel.

Por ejemplo, las fresas son un alimento rico en fibra que equilibra el azúcar en la sangre y mejorar el sistema autoinmune.

De igual manera las cerezas son muy beneficiosas para nuestro organismo, son una fuente de melatonina que actúa como antioxidante, ayuda a mantener estable el ritmo cardíaco y previenen la pérdida de memoria.

Pescados como la merluza y atún

Son dos pescados perfectos para comer en primavera que nos aportan los nutrientes necesarios, múltiples beneficios desde fortalecer la memoria hasta proteger el corazón gracias a sus vitaminas, antioxidantes y minerales.

Ayudan al metabolismo de nuestro cuerpo, especialmente bueno para aquellas personas que tienen diabetes o hígado graso.

Aunque la mayoría de alimentos que aparecen en esta lista los tenemos en el supermercado la mayor parte del año ya que son importados de otros países o criados y cultivados en invernaderos, es en primavera la mejor época para comerlos, así que aprovéchalo. 

Una buena forma de comer este tipo de alimentos, es con esta receta de ensalada de primavera 😛

como ser mas eficiente

Hábitos que te ayudan a ser más eficientes

¿Alguna vez has tardado más en hacer una actividad de lo que te solía costar hacerla? Es cuestión de ser eficientes o no.

Hay muchos factores que entran en juego a la hora de hacer una tarea en un menor tiempo y de forma correcta. De eso se trata la eficiencia.

Para ser más resolutivos, eficientes y productivos es recomendable llevar una vida sana e incorporar a nuestra rutina diaria una serie de hábitos saludables.

Uno de los primeros pasos que debemos dar para conseguir el objetivo de ser más eficientes es aprender a gestionar nuestra energía, y no, como se suele pensar, del tiempo.

Si ponemos todos nuestros esfuerzos, haciendo foco en lo que estamos haciendo o visualizamos aquello que queremos hacer conseguiremos ser más eficientes.

Pero para poder conseguir ese estado de concentración necesario hay que tener unos hábitos saludables como los que presentamos a continuación:

Hábitos deportivos

El deporte y la actividad física son fundamentales para ser más eficientes.

Hacer deporte como la natación, montar en bicicleta, andar todos los días durante más de 45 minutos, etcétera, ayudan a disminuir las probabilidades de desarrollar enfermedades, tener un peso equilibrado, sufrir de menos estrés, incrementar nuestra energía o a dormir mejor.

Realizar dos o tres veces deporte a la semana de manera regular en el tiempo y andar todos los días durante más de media hora se va a convertir en un hábito muy beneficioso para la salud que te ayudará a incrementar la productividad y la eficiencia.

Hábitos alimenticios

“Somos lo que comemos” es una frase que tiene mucha relevancia. Nuestros hábitos alimenticios son la base de todo.

Si llevamos una mala alimentación va a repercutir directamente en muchas facetas de nuestra vida, desde el trabajo hasta en nuestras relaciones sociales.

Al ingerir una gran cantidad de alimentos malos de manera continuada en el tiempo provocará que aumentemos de peso, mal humor hasta dormir mal por las noches.

Alimentarse bien es lo mejor para ser más eficientes en nuestro trabajo porque le estaremos aportando a nuestro cuerpo, sobre todo al cerebro, aquellos nutrientes que necesita para funcionar.

En otras palabras, se debe comer de todo, no abusar de un alimento durante mucho tiempo. Hay que comer desde fruta, legumbres hasta caldos deliciosos y ricos.

La buena alimentación hay que acompañarla de una buena hidratación, la combinación de ambas es fundamental para cuidar nuestro organismo, y por ende para ser más eficientes.

Cuidar la mente

Nuestro ánimo y energía influye directamente en la forma en la que trabajamos. La ansiedad, el estrés, el agobio… repercute en todos los ámbitos de nuestra vida.

Es necesario trabajar y cuidar el cerebro. ¿Cómo se consigue esto? Siguiendo estas pequeñas pautas:

  • Dormir y descansar correctamente, en caso contrario puede provocar un desorden y afectar negativamente al funcionamiento de nuestro cerebro.
  • Mejorar las relaciones sociales.
  • Alimentarse correctamente, aportando al cerebro los nutrientes que necesita para su actividad.
  • Hacer deporte regularmente.
  • Meditar para lograr una mayor concentración.
  • Recompensar el esfuerzo con pequeños placeres.

En ti mismo está poder ser más eficiente. Aplica estos consejos en tu vida y verás los resultados.

deportes principiantes

¿Cuáles son los mejores deportes para principiantes?

Hacer deporte varios días a la semana es muy beneficioso para nuestra salud. Sin embargo practicarlo sin control, haciendo grandes esfuerzos o ejecutando mal los ejercicios, puede ser muy perjudicial.

Sobre todo es peligroso para aquellas personas que no tienen una base, que han estado largas temporadas sin moverse, teniendo poca experiencia ni conocimientos sobre el tema.

Ponerse en forma y empezar a hacer deporte tiene que realizarse poco a poco, de forma gradual, de esta manera evitarás lesiones de todo tipo u enfermedades como las arritmias.

Te vamos a contar cuáles son los mejores deportes si eres principiante:

Antes de empezar a hacer deporte

Si estás decidido a cambiar tus hábitos, volver a tener una vida saludable, dejando atrás la inactividad, es aconsejable ir al médico para hacerte una revisión.

Estos profesionales de la salud te dirán qué es lo mejor para tu cuerpo, cuál es la alimentación a seguir o si has tenido alguna lesión, qué clase de deportes tienes que evitar.

Además de hacerte una revisión médica, es importante tener buen material deportivo, equiparte bien para evitar lesiones, rozaduras, evitar pasar frío, calor…

La natación

Es un deporte muy recomendable no sólo para las personas que quieran ponerse en forma, sino también para aquellas que tienen lesiones y dolencias en la espalda.

Si tienes miedo a lesionarte, la natación es un deporte en el que no se producen apenas lesiones, además estarás trabajando cada uno de los músculos de tu cuerpo. ¡Sin duda uno de los deportes más completos!

También viene muy bien para tu salud mental, ya que ayuda a relajarse y libera tu mente de pensamientos negativos.

Andar

Dar un paseo o andar rápido son ejercicios que pueden venir muy bien para tu cuerpo. Para una persona que está empezando a ponerse en forma tras temporadas de inactividad, es el ejercicio perfecto.

Hacerlo durante una hora al día, junto con una buena alimentación, puede hacer que pierda peso a la semana, además de ganar resistencia.

Una buena alimentación combinado con el ejercicio es fundamental para mejorar la salud. Especialmente en los meses de invierno hay que cuidar nuestra alimentación, por ello es aconsejable tomar aquellos productos que ayuden a nuestro organismo a funcionar mejor.

Por ejemplo, en los meses de invierno tomar un caldo de pollo como el de Casa Matachín tras llegar a casa es perfecto para entrar en calor siendo muy beneficioso para nuestro cuerpo.

El baile

Es una actividad con la que podrás hacer deporte sin darte cuenta porque es divertida, se práctica con más gente, y es muy amena.

Hoy en día en los gimnasios se incorpora actividades de baile como el Zumba, esto es porque es un deporte sencillo, no se necesitan muchos conocimientos técnicos para poder practicarlo.

Además, el riesgo de lesiones es menor que en otros deportes.

El yoga y la meditación

Este tipo de deporte no sólo es bueno por los ejercicios físicos, también ayuda a la mente a relajarse, a centrarse y a reducir el estrés.

¿Por qué es bueno para los principiantes?

Fácil, porque ayuda a ganar flexibilidad y aumenta nuestra tonificación de los músculos. La flexibilidad hace que nuestro cuerpo no se lesiones fácilmente, evitando que suframos dolores en un futuro, y nos ayudará para practicar otros deportes.

¿Sabes de algún otro deporte que sea bueno para aquellas personas que quieran ponerse en forma?

mejores habitos

Cómo cambiar un hábito mal y convertirlo en uno bueno

Lo que hacemos repetidamente durante el paso de los días es lo que conforman nuestros hábitos, y en consecuencia definen lo que somos como personas.

El querer ser mejor cada día pasa por adoptar buenos hábitos y dejar al lado aquellas rutinas que son nocivas para nuestro estado físico y psicológico. La vida que lleva una persona es la suma de todos sus hábitos.

En las siguientes te explicamos el proceso de cambiar un hábito y reemplazarlo por otro mejor.

Cuáles son las causas de tener un mal hábito

Las rutinas que perjudican nuestra salud están determinadas por dos términos, por una parte el estrés y aburrimiento, y por otro lado no eliminamos el hábito sino que lo remplazamos.

En ocasiones los malos hábitos se producen por el estrés y el aburrimiento. Un ejemplo de ello es morderse las uñas ante situaciones que nos ponen nerviosos.

Los principales pasos que hay que dar para dejar a un lado estas malas prácticas es informarse, aprender e interiorizar nuevas y saludables formas de lidiar con el estrés y aburrimiento, los cuáles pueden ser síntomas de problemas profundos.

Los malos hábitos proporcionan beneficios a nuestro cuerpo, a pesar de que alguno de ellos sea malo. Por ejemplo, fumar en nocivo para la salud pero al hacerlo le estamos dando una sensación de placer a nuestro cerebro.

Nuestros hábitos malos nos dan alguna clase de beneficio y por eso es muy difícil sacarlos de nuestras vidas. La clave de este problema es sustituir el mal hábito por un nuevo hábito que nos aporte un beneficio similar.

Cómo empezar a cambiar un hábito

Tanto los buenos como malos hábito siguen un patrón, un recordatorio mediante el que se inicia el comportamiento que da lugar a la acción, la rutina que es la acción que hacemos durante la actividad y por último la recompensa, es decir, el beneficio que tenemos de ese comportamiento.

El primer paso que se debe dar para cambiar un hábito es ser conscientes de nuestros malos hábitos. Partiendo de esa base habrá que trazar un plan para adoptar nuevas costumbres saludables.

Después hay que buscar un sustituto que aporte el mismo beneficio del hábito nocivo para nuestra salud. Este paso hay que pensarlo detenidamente no se llevarlo a cabo sin pensar.

Por ejemplo ¿Qué harás cuando ya no puedes fumar?

Disminuir los disparadores, es decir, las acciones que no dan paso a realizar la acción. Si por ejemplo quiere cuidar tu dieta dejando a un lado alimentos poco saludables, habrá que crear un entorno que favorezca comer sano. Comprando comida de calidad como las pechugas y verduras o evitando tener alimentos que ayuden a ese picoteo entre horas.

Si queremos cambiar un hábito hay que empezar por transformar el entorno, es la única manera de cambiar el resultado aquello que queremos conseguir.

Otra manera de superar las barreras de ese mal hábito es apoyarse en otras personas, las cuales pueden querer adquirir los mismos hábitos de salud que tú. Un ejemplo de ello es hacer más deporte, salir andar o correr con algún amigo ayudará considerablemente.

consejos picar entre horas

¿Cómo evitar picar entre horas?

Uno de los motivos causas por los que vamos cogiendo peso poco a poco es por el picoteo entre horas, y que además solemos hacer con los alimentos menos adecuados para nuestra dieta.

¿Por qué picamos entre horas? ¿Y por qué elegimos los productos menos adecuados para hacerlo?

Hay muchos factores que influyen y propician que comamos entre horas: las prisas, el exceso de trabajo, las preocupaciones… todo influye en nuestros comportamientos y en nuestros hábitos. Uno de los principales motivos tiene que ver con el estrés y la ansiedad.

Para evitar la ingesta de comida entre horas y a su vez adquirir un estilo de vida más tranquilo que nos ayude a controlar este picoteo hay que interiorizar los  hábitos de vida que te proponemos a continuación.

8 propuestas para reducir el estrés

A continuación 8 actividades que ayudan a calmar los nervios y evitar comer entre horas

1. Hacer deporte

Basta con andar al día durante una hora o hacer ejercicio durante 3 ó 4 días a la semana. Nuestro cuerpo libera en nuestro cerebro unas hormonas llamadas endorfinas cuyo principal efecto es generar una sensación de bienestar. Sin duda es una de las mejores actividades para contrarrestar el estrés. Existen deportes como el yoga o la meditación que son muy buenos para controlar la mente y tener un mayor control y conocimiento sobre nuestro cuerpo.

2. Establecer una rutina

Establecer una rutina es muy importante para ayudarnos a llevar una vida relajada y sin estrés. En general queremos hacer todas las tareas posibles, sin embargo, a veces es difícil llegar a todo. Por ese motivo es importante fijarse unos objetivos cada día para evitar en la medida de lo posible ciertos imprevistos que pueden llegar a generar cierta ansiedad.

3. Cuidar la alimentación

Esta es sin duda una de las piezas fundamentales. Llevar una dieta saludable garantiza a nuestro cuerpo un aporte adecuado de los nutrientes necesarios para el funcionamiento diario (energía, vitalidad…)   Tener todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo nos ayuda a mantener los niveles de glucosa en sangre hasta la siguiente comida.

Si pese a todo tenemos hambre entre horas, te recomendamos tomar una pieza de fruta como la manzana que te ayudará a saciar tu apetito y te aportará fibra y vitaminas. Una dieta equilibrada y variada es una de las mejores formas de cuidar tu cuerpo.

Por ejemplo: un plato combinado con pasta, ensalada y una hamburguesa de pollo y espinacas o pollo y zanahoria como plato principal y de postre una pieza de fruta, te garantiza una comida/cena completa y equilibrada.

consejos picar entre horas

4. Comer despacio

Es importante masticar bien los alimentos y para ello, tenemos que  comer más despacio.  El masticar varias veces favorece la absorción de nutrientes durante la digestión.

5. Buena hidratación

Garantizar una buena hidratación favorece un mejor funcionamiento de nuestro organismo.   El agua es un recurso natural indispensable para la vida y esencial como nutriente en nuestra alimentación cotidiana. El agua de bebida, junto con la contenida en los alimentos, tiene que garantizar nuestra correcta hidratación.

6. Dormir las 8 horas recomendadas

Un buen descanso junto con una correcta alimentación es la base de todo. Al estar descansado tendremos más fuerza, más energía, el cuerpo y la mente habrán podido recuperarse del trabajo diario y rendirán mucho mejor para afrontar el siguiente día.

7. Moderar la ingesta de café

Al reducir y controlar los niveles de cafeína en nuestro cuerpo, es muy probable que los nervios se apacigüen. Si te encanta el café una solución es tomar descafeinados.

8. Rodearse de amigos y familiares para mejorar las relaciones sociales

Hablar ayuda a liberarnos de problemas o preocupaciones.

En resumen, la combinación de todos estos factores pueden ayudarte a mejorar tus hábitos diarios, reducir el estrés y adquirir hábitos de vida más saludables.

errores comida

5 Errores a evitar en las comidas

Para cuidarnos, tanto por dentro como por fuera, hay que seguir una serie de pautas que nos ayuden a estar lo más sanos posibles.

Es muy recomendable hacer 2 ó 3 veces ejercicio durante la semana, además de andar y movernos más. Esto, junto con una dieta equilibrada es la base para mejorar y conseguir una buena salud.

Los alimentos que consumimos son muy importantes para nuestro desarrollo y crecimiento, por eso vamos a explicar 5 errores que no se tienen que cometer a la hora de comer:

Comer a toda velocidad

Vivimos en un mundo en el que tenemos que hacer muchas cosas a la vez, tenemos cada vez menos tiempo para nuestro cuidado personal.

Uno de los errores que se comenten por culpa de las prisas y el estrés es comer muy deprisa.

Este tipo de acciones pueden convertirse en un gran peligro para nuestra salud, especialmente para el aparato digestivo, concretamente para el estómago. Este órgano se verá afectado si siempre estamos comiendo deprisa. ¿Cómo?: No asimilando bien los alimentos que ingerimos.

Otra de las consecuencias negativas de comer a toda velocidad es que se genera mucho aire, lo que se traduce en dolores en la zona abdominal y produce gases.

No desayunar

Este es otro gran error porque al no ingerir alimentos por la mañana, nuestro organismo no tendrá la suficiente energía para funcionar como es debido.

Desde que cenamos hasta que se desayuna, generalmente, pasan 12 horas entre una comida y otra, si además no comemos nada hasta la comida, nuestro cuerpo le costará más funcionar, lo que se traduce en un menor rendimiento en el trabajo o en los estudios.

errores comida

Comer mucho durante el día (y no cenar)

Es otro de los fallos que se cometen con más frecuencia.

A veces, se cometen muchos excesos durante el día, se ingieren una gran cantidad de calorías, y para contrarrestar se deja de cenar.

Cuando esto sucede el efecto es el contrario, nuestro cuerpo al no tener nutrientes durante tantas horas lo que hace es aumentar la capacidad de retención de grasas.

La solución a este tipo de problemas es cenar algo ligero tras un día de comidas copiosas.

Una combinación ideal, nutritiva y rica sería una ensalada con pechuga de pollo en aceite.

¡Además de saludable para nuestro organismo está buenísima!

No beber suficiente agua

El agua es vital para nuestra existencia.

Existe una falsa creencia que el agua durante las comidas engorda, y no es así, el agua no engorda. Hay que tomar agua en cualquier momento del día, nos ayudará a mantenernos hidratados.

No comer fruta

Existe el mito de que comer fruta como postre no es recomendable para perder peso, o no ganarlo. Algunos lo atribuyen a fermentaciones que se producen en el estómago, y otros, a la fructosa.

Pero estas creencias son totalmente falsas.

Por un lado, los alimentos en general tienen un valor energético que no aumenta ni disminuye durante su digestión; y por otro la fructosa es el azúcar natural de las frutas. Las calorías que aporta la fructosa son rápidamente consumidas, por lo que no les damos tiempo a que se metabolicen en grasa.

¿Sabes de algún error típico más?

Déjalo en un comentario

alimentos antioxidantes

5 Alimentos antioxidantes para invierno

En general, los meses de invierno son una época en la que comemos mucho más que en cualquier otra fecha del año, y no sólo comer más cantidad sino también ingerimos muchas más calorías de las necesarias.

Tras las épocas navideñas y de cara a los meses de más calor es recomendable empezar a cuidar nuestro cuerpo, comiendo alimentos antioxidantes que ayuden a depurar y limpiar a tu organismo de todo el exceso.

A continuación te decimos 5 alimentos antioxidantes que van a ayudar a tu organismo durante el invierno:

Lentejas

Esta clase de legumbres son esenciales en tu alimentación, te ayudan a llevar una dieta variada y equilibrada.

Aportan a tu organismo una importante fuente de fibra, hierro y otros nutrientes fundamentales.

Las lentejas contienen vitaminas como la A, B1, B2 o la C, además son muy ricas en potasio, magnesio, ácido fólico o antioxidantes entre otros.

De hecho, gracias a sus propiedades antioxidantes son “buenas” para el pelo, la piel o los huesos.

Ideales para cuidar tu organismo tras las navidades.

Espinacas

Son una fuente de minerales, vitaminas, hierro y calcio, además es un alimento que te ayuda a mantener la línea ya que su aporte calórico no es alto y no llevan grasas.

Al comer espinacas estaremos ingiriendo fitonutrientes, los cuales tienen propiedades antioxidantes que favorecen nuestro cuerpo cuidándolo y protegiéndolo.

Es un alimento muy saludable, además las podemos comer con lasaña, o combinarlas con una de nuestras hamburguesas de pollo y espinacas o croquetas.

¡Ya no hay excusas para no comer espinacas!

alimentos antioxidantes

Té verde

Es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo, después del agua. Esto se debe, no sólo a su buen sabor, sino a que es una bebida que ayuda a prevenir enfermedades.

El té verde aporta al organismo una gran cantidad de polifenoles, los cuales tienen propiedades antioxidantes.

En definitiva, el té verde es la bebida ideal si quieres ingerir antioxidantes para cuidar y depurar los excesos cometidos.

Uvas

Esta fruta es una de las que más antioxidantes contienen, hay que tener en cuenta que existen varias clases de uva, y que cada tipo contiene unas características nutricionales diferentes respecto a las otras.

¿Cuáles son las uvas que más propiedades antioxidantes tienen?

La respuesta es las uvas rojas gracias a sus agregados fenólicos, que son un tipo de antioxidantes. También la puedes tomar a través de la uva negra.

Nueces

Es uno de los frutos secos que más cantidad de antioxidante aporta, de hecho diferentes estudios realizados han concluido que las nueces duplican  el nivel de antioxidantes respecto a otros frutos secos.

Unas pocas nueces al día ayudan al organismo a prevenir enfermedades como la diabetes o el cáncer, además, están buenísimas.

¿Sabes de algún otro alimento que tenga antioxidantes?

¿Conocías los beneficios de estos 5 alimentos? ¿Los sueles tomar en invierno? Tenemos abiertos los comentarios para ti, deja tu sugerencia o tu comentario, te responderemos encantados lo antes posible.

Alimentos para combatir el frío

Con la llegada del frío es muy normal coger algún tipo de resfriado o gripe, ¿la razón?…nuestro cuerpo suele estar con las defensas bajas, además nos cuesta más retener nuestro calor corporal lo que nos hace ser más propensos a tener un enfriamiento.

Por eso, es muy importante abrigarse bien, llevar la ropa adecuada para que nuestro organismo, pero sobre todo…. ¡es una obligación alimentarse bien para darle a nuestro organismo la energía y nutrientes que necesita!

En el siguiente post vamos a hablar de 5 alimentos que no pueden faltar en tu mesa durante los meses de intenso frío:

Sopas y caldos de pollo

Llegar a casa, con el frío metido en el cuerpo y destemplados, no hay nada que mejor tomarse un buen plato de caldo de pollo que “revive a cualquiera”

Sin duda es la mejor forma de entrar en calor al llegar del trabajo o de la calle, tu cuerpo volverá a recuperar la temperatura corporal enseguida.

Los caldos no sólo son muy beneficiosos para nuestra salud por los buenos nutrientes que nos aportan, también saben realmente bien como los caldos de pollo de carne y jamón serrano, con un sabor muy potenciado.

En otras palabras, es un alimento que aporta al organismo los nutrientes y energías necesarios en estos duros meses de frío.

En definitiva, en invierno los caldos y sopas tienen que estar al alcance de tu mano por lo buenos que están y por los saludables que son.

caldo

Bebidas calientes

Seguro que alguna vez al llegar a una cafetería o a casa, te has colocado el vaso caliente entre las manos para entrar en calor, ¿verdad?

Bebidas típicas de estos meses como son los chocolates calientes nos ayuda a combatir el frio, además de otras como las infusiones o cafés son muy buenas para volver a nuestra temperatura normal.

Es muy aconsejable tomar bebidas como el té ya que nos ayudan a reforzar nuestro sistema inmunológico, dándole a nuestro organismo un empujón extra.

Legumbres

Son sin duda uno de los alimentos que más minerales, proteínas y vitaminas nos aportan. Son muy beneficiosa para nuestro metabolismo, un aliado perfecto para conservar nuestra temperatura corporal.

Nos dan un gran aporte calórico, pero sin un exceso de grasa.  Sin duda, una alimento “obligatorio” que debemos consumir durante el invierno.

Fruta

Comer fruta es muy bueno para nosotros independientemente de la época del año que sea.

Sin embargo, es muy recomendable hacerlo en los meses de frío, y comer aquellas que contengan mucha vitamina C.

Frutas como las naranjas, mandarinas o la granada nos van a dar mucha de esta vitamina, nos ayudarán a evitar posibles resfriados, y también a disminuir sus síntomas.

Frutos secos

Estos alimentos son típicos de los meses de otoño e invierno, por lo que si te pasas por el mercado de tu barrio o algún supermercado encontrarás una gran variedad.

Los frutos secos nos aportan muchas calorías, que se traduce en una energía adicional, imprescindible para mantenerse activo y con fuerza para afrontar el intenso frío.

¿Conoces algún otro alimento que nos ayude a soportar las bajas temperaturas?

¿Qué comida sueles tomar durante estas fechas para luchar contra el frío? Queremos conocer tu opinión.

Recuerda que el cajón de comentarios está abiertos para ti, no dudes en escribirnos, estaremos pendientes de tu respuesta 😉

recuperarse carrera

Cómo recuperarse bien después de una carrera

¡Correr está de moda!

Son muchas las horas que se tienen que dedicar a la semana para prepararse una carrera importante como son una 10k, media maratones o un triatlón.

Durante todo el período de entrenamiento es muy importante ser constantes y rigurosos, tanto en la alimentación como la realización correcta de cada uno de los entrenamientos y los periodos de descanso se tienen que hacer de manera estricta.

La recuperación tras una gran carrera o partido donde es necesario hacer mucho esfuerzo físico va a depender en gran medida de ciertos factores.

Consejos para recuparse bien después de una carrera

Antes de la actividad física

Para conseguir recuperarse como es debido, se tiene que empezar antes de realizar cualquier actividad física. Es fundamental para no tener lesiones, y a la vez tener un buen rendimiento, calentar articulaciones y realizar estiramientos.

Las semanas de antes tienes que tomar conciencia tanto de nuestra alimentación como hidratación.

Hay que estar muy atentos a la cantidad de hidratos de carbono, de vitaminas o sales minerales que ingerimos, nuestra dieta tiene que ser equilibrada, no pueden faltarnos ningún nutriente que impida un buen rendimiento y recuperación.

Después de la competición

Nada más terminar una carrera o un partido es normal comentar, ir a saludar o reunirse con los amigos y la familia, es un error hacerlo sin antes haber estirado como se debe. Unos 10 ó 15 minutos de estiramientos serán más que suficientes.

Mientras hacemos esta clase de ejercicios, tendrás que controlar bien la respiración, intentar relajar los músculos, beber mucha agua o bebida isotónica, tomar una pieza de fruta o una barrita energética.

Si lo hacemos así, estaremos evitando posibles lesiones, además la recuperación será mucho mejor.

recuperarse carrera

El resto del día

Existe la idea generalizada de que después de un gran esfuerzo físico hay que descansar completamente. Es una creencia falsa y errónea.

Se debe seguir con la recuperación… ¿Cómo? La mejor forma es a través de un trote ligero o coger la bici durante unos minutos, así conseguiremos suprimir el ácido láctico de nuestro cuerpo, responsable de las temibles agujetas.

¡Recuerda todo esto sin forzar!

Se debe de comer la cantidad óptima de carbohidratos y proteínas como las que se obtienen con las hamburguesas de pollo y cebolla. Cabe decir, que la cebolla es una hortaliza rica en potasio, por lo que contribuye a la recuperación muscular. Esto junto con un más que merecido descanso y beber bastante agua nos ayudarán considerablemente en nuestro proceso de recuperación.

También podemos usar tiritas y medias comprensivas para reducir la hinchazón y posibles retenciones de líquidos, todo esto será la combinación perfecta para tu recuperación.

Días posteriores

Horas después de la competición es bueno hacer un poco de ejercicio de forma ligera. Lo mismo ocurre con los días de después de la carrera.

Lo más aconsejable es correr durante unos pocos minutos y hacer estiramientos, con esto conseguiremos activar nuestro cuerpo de manera progresiva.

Un correcto descanso es, sin duda, uno de los factores más importantes que se deben de tener en cuenta para recuperarse tras una carrera. Los expertos recomiendan dormir entre 7 u 8 horas al día, esto nos ayudará a descansar tanto física como mentalmente.

Y tú, ¿cómo te recuperas tras una carrera?

¿Sigues todas esas pautas? ¿Tienes alguna otra rutina?  Nos gustaría conocer tu respuesta a las preguntas que te acabamos de lanzar, también puedes dejarnos alguna sugerencia en la sección de comentarios.

comer en el trabajo

6 recomendaciones para comer en el trabajo

Son muchas las horas que tenemos que pasar fuera de casa a lo largo del día, generalmente por motivos de trabajo, esto nos impide irnos a casa a comer por falta de tiempo.

Existe la creencia de que comer fuera de casa es sinónimo de comer mal, de comida rápida, de muchos refritos…, sin embargo esta suposición es totalmente falsa.

A continuación te vamos a demostrar cómo se puede comer bien fuera de casa.

6 recomendaciones para comer fuera de casa

Para evitar una mala alimentación te recomendamos incorporar en tu rutina diaria los siguientes sencillos pero efectivos consejos.

Quién busca encuentra

No hay más que encontrar el sitio correcto.

Si tienes que ir a comer a un restaurante realiza una búsqueda con antelación. Los restaurantes en los que su menú tenga buena base en carnes (calidad de proteínas) y pescados son los ideales, también si son vegetarianos o japoneses (pescado y carne cruda baja en grasa).

Un gran número de restaurantes están incorporando en su página web su menú. Esto te facilitará la búsqueda de información. A golpe de clic podrás encontrar aquel restaurante que mejor se adapte a tus necesidades y gustos.

Siempre lleva un tentempié

Tu jornada laboral se puede hacer larga, e incluso a veces se extiende más de lo que pensamos. Las horas que transcurren entre unas comidas y otras a veces son excesivas.

Por este motivo, es muy bueno llevar una pieza de fruta, un yogurt o un snack saludable para comer entre horas, de esta manera estaremos más saciados y comeremos con menos ansiedad en las comidas principales

Además evitaremos comer rápido, uno de los principales factores que nos hacen comer más y alimentos de peor calidad.

comer en el trabajo

¡Comparte!

Dentro del menú, los entrantes suelen ser suculentos.

Esto hace que nos llenemos mucho y rápidamente, incluso antes de que lleguen los platos principales, que son los que suelen llevar el aporte proteico que necesita nuestro cuerpo.

También esto se puede extrapolar al postre, si lo compartes con otra persona, te quitarás el gusanillo de probar una deliciosa tarta o pastel, evitando ingerir una gran cantidad de calorías y grasas saturadas.

Cuidado con la bebida

Mucha gente no sabe la gran cantidad de calorías que puedes llegar a tomar con los refrescos o bebidas alcohólicas.

Está claro que la opción más saludable es beber agua, pero si no te quieres privar tanto puedes optar por bebidas como la cerveza sin alcohol. 

Cocinar en casa

La planificación es la base del éxito, si no tienes tiempo en hacerte todos los días de la comida, puedes empezar por hacer un calendario semanal con las comidas que te vas a llevar al trabajo.

Los días que libres, cocina para el resto de la semana, congelar la comida es un recurso para que no se estropee con el paso de los días.

Con este sistema tan simple, te evitarás ir a un restaurante o preparar comidas poco sanas y rápidas.

Tupper la mejor opción

Si en tu trabajo tienes la oportunidad de dejar la comida en una nevara hasta la hora de comer, el Tupper es la mejor vía para comer fuera de casa.

Puedes llevarte nuestras ricas hamburguesas de pollo y cebolla, un rico sandwich con pollo en lata o un buen plato de pasta, que te de energía para aguantar el resto de la jornada.

¿Sabes de alguna recomendación para comer fuera de casa?

Queremos que compartas con nosotros algún consejo que no se haya mencionado en este artículo, estaremos atentos a tus comentarios y lo incluiremos 😉