Mantener una alimentación saludable en invierno es importante

Si quieres mantener una alimentación sana en la que incluyas todo tipo de alimentos, y cambiarlos en cada época del año, debes saber cómo realizar este cambio teniendo en cuenta diversos factores.

En verano y primavera abunda la fruta y verdura, y debido al calor nos apetece más una ensalada o un gazpacho, pero en invierno es fundamental seguir alimentándonos bien para que nuestro sistema inmunológico esté preparado para hacer frente a los virus.

Cuando comienza el frío lo que más nos reconforta son los platos de cuchara, una sopa o un potaje no puede faltar en nuestro menú, comer legumbres nos aportará hidratos, fibra y minerales, además de que podemos incluir carnes o pescados, lo que nos aportará también proteínas. Para estos guisos siempre tendremos presente la verdura, con ella podemos hacer infinidad de recetas, podemos tomarla sola o acompañada y siempre estaremos ingiriendo numerosos nutrientes.

  • Vitamina A: ayuda a formar y mantener la dentadura, los tejidos óseos y la piel. Podemos encontrarla en alimentos como la zanahoria, el brócoli, las espinacas o los huevos.
  • Vitamina C: es fundamental en el desarrollo del organismo, actúa como antioxidante y facilita la absorción de otras vitaminas. La encontramos en los kiwis, la naranja, los pimientos o las espinacas.
  • Vitamina D: ayuda a mantener la cantidad adecuada de fósforo y calcio en la sangre. Algunos alimentos ricos en esta vitamina son los lácteos, verduras como lechuga o acelga y pescados azules.

Por lo tanto, para mantener una buena alimentación en invierno debes tener en cuenta este tipo de alimentos, realizar un buen desayuno cada mañana para que no te falte nutrientes, y componer tu menú semanal evitando alimentos con azúcares y grasas.

Con el frío puedes aprovechar a preparar muchos platos de cuchara con numerosos y diversos alimentos, ser creativos con recetas novedosas o con otras más tradicionales como unas sopas de ajo o un potaje de garbanzos.

 

Pollo y Deporte

El pollo es un alimento con alto contenido en proteína, 200 gramos de pollo aportan la cantidad diaria recomendada de proteína, que es 0,8 gramos por kilo de peso corporal. Si no consumimos las proteínas diarias que requiere nuestro cuerpo no generaremos tejido muscular.

Además, para los deportistas es muy importante cuidar el corazón. El pollo contiene vitamina B6 que ayuda a reducir las posibilidades de padecer enfermedades cardíacas. Es decir, tenemos que consumir nuestra cantidad diaria necesaria sin sobrepasarnos.

Como en todo alimento hemos de tener en cuenta la cantidad adecuada, sin ser mucho o poco. Para que la ingesta sea suficiente debes consumir entre 450 y 550 gramos.

Por ello en Casa Matachín te contamos la mejor manera de consumirlo teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • La pechuga es la parte que menos grasa contiene, 100 gramos de pechuga contienen 1 gramo de grasa y 30 gramos de proteínas.
  • Evita la piel del pollo. Antes de comerlo quítale la piel ya que contiene grasa saturada adicional que eleva los niveles de colesterol.
  • La manera de cocinarlo es importante para no añadirle demasiada grasa. Podemos hacerlo a la plancha, al horno o cocido que es como menos engorda.

Sin embargo debemos tener en cuenta el exceso de ingesta de pollo. Estaríamos sobrepasando el nivel de ingesta diario en el momento en que comas más de 550 gramos.

El pollo es una carne blanca con multitud de beneficios, pero no debemos olvidar otras fuentes proteicas como los huevos, la carne roja o el pescado. Comer demasiada proteína puede ser perjudicial para tu salud.

Un consumo continuado de proteína puede producir una sobrecarga en el organismo, por ello lo mejor es combinar los alimentos, tomar pollo con verduras, frutas o incluso mezclarlo con otras fuentes de proteína y mantener siempre una dieta sana y equilibrada que incluya todo tipo de alimentos.

 

Fuente: Google

 

Pollo y pavo = mucha proteína, poca grasa y precio asequible

Si quieres comer sano, mantener la línea, consumir poca grasa, no quedarte con hambre y hacerlo a un precio económico, la carne de Pollo y Pavo son tus mejores aliados. Ambas entran dentro de la categoría de carnes blancas, poseen beneficios para nuestro organismo, y a la hora de cocinarlas son muy versátiles.

Ideal para dietas de pérdida de peso y para deportistas.

Si lo que quieres es prescindir de kilos, esta carne magra no posee un alto contenido calórico en comparación con otros tipos de carne como pueden ser la de vacuno o cerdo, por lo tanto podemos comer más cantidad sin engordar.

Para los deportistas el consumo de carne de Pollo y Pavo son dos fuentes de proteínas importantes para el crecimiento muscular, además de que se caracteriza por ser digestible.

Te contamos cuáles son algunos de los beneficios y ventajas que nos proporcionan estas carnes:

  • Tienen un alto contenido en Vitamina B3, hierro y zinc.
  • Es una comida sana, versátil y económica.
  • Favorecen el sistema nervioso ya que poseen elementos como la niacina o la tiamina.
  • Sabrosa, digestible y jugosa.
  • Regulan los niveles de colesterol.

Además son carnes muy versátiles que podemos incluir y combinar con muchos alimentos y recetas, algunos como ensaladas, pasta, arroz, guisos, aperitivos…

Ahora que ya sabes que la carne de Pollo y Pavo te proporciona todos estos beneficios no dudes en consumirla a menudo, son un alimento familiar para todas las edades: niños, adultos o mayores.

Los beneficios del pollo en la alimentación infantil

El Pollo es un alimento que aporta proteínas y vitaminas, además de que fortalece el sistema inmunitario de los más pequeños. A la hora de elegir el menú es importante fijarse en las calorías que contiene cada alimento, pero también hemos de tener en cuenta cuál es su composición y qué beneficios nos aporta.

Desde Casa Matachín te desglosamos las razones por las cuales es importante incluir el pollo en la dieta de los pequeños de la casa.

1. Aporta proteínas y vitaminas.

Nuestro organismo utiliza las proteínas que contiene el pollo para crear otras nuevas proteínas que fortalecen la masa muscular, construyen tejidos y regulan fluidos del organismo. Por otro lado aporta vitaminas del complejo B que protegen el sistema nervioso e intervienen en el metabolismo para su correcto funcionamiento.

2. No contiene casi grasa.

Tiene menos de un 10% de grasa en su composición ya que por cada 100 gramos de pollo sin piel consumimos 110 calorías.

3. Fácil de digerir.

Su tejido conectivo es más fácil de desintegrar y digerir que la carne vacuna. Es el primer tipo de carne que se le da a probar al bebé cuando cumple 6 meses, además de que también se recomienda para personas con trastornos digestivos.

4. Mejora el sistema inmunitario.

Esto se debe a que el pollo contiene un alto contenido en minerales. Posee hierro que interviene en la formación de huesos y dientes, también potasio, que es esencial para el funcionamiento del corazón y la contracción muscular, y por último el zinc que ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.

Por todo esto queda patente que el pollo es un alimento muy importante para la dieta y que aporta numerosos beneficios.

Te recomendamos que los consumas en tu casa de manera habitual.

Productos Casa Matachín aptos para celíacos

La enfermedad celíaca (EC), es como ya sabrás, la intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y probablemente avena, que se presenta en individuos genéticamente predispuestos, caracterizada por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes.

Desde Casa Matachín queremos facilitarte un listado de todos los productos aptos para celiacos:

 

 

De todos los alimentos naturales que no contienen gluten, queremos destacar La Pechuga de Pollo en Lata, elegido por los consumidores como uno de los productos del año 2013 , y que facilita a las personas con celiaquía la comida fuera de casa, que tantas trabas provoca todavía entre este colectivo.